viernes, 28 de agosto de 2015

Más alto que el globo de Carlos Luis

Esta expresión ya no se escucha en nuestro dialecto, de hecho estuvo de moda por algunos años entre 1912 y finales de 1920. Con la misma se señalaba la posición boyante de alguien o el avance social del mismo, incluso se usaba como contrasentido para señalar los fracasos económicos o las perdidas. Tiene su génesis en  la aventura de Carlos Luis Medina, quien siendo cochero fue ayudante del húngaro loco como se le bautizó a Katiel quien realizó el primer vuelo tripulado en globo en Maracaibo el 22 de febrero de 1912 a quien imitó. Con la ayuda de un amigo que hacía velas para barcos hicieron un globo donde Carlos Luis al domingo siguiente de carnaval de 1912 ascendió con éxito desde la plazuela descendiendo en el mercado de los buchones, repitiendo esto en varias oportunidades. “Ese trabajo te carga más alto que el globo de Carlos Luis”   

miércoles, 26 de agosto de 2015

Rustriar

Esta palabra es de uso común en nuestro dialecto en la zona de Perijá y alrededores. Con la misma se señala la acción de buscar algo con esmero. Algunos sostienen que es una deformación de rusticar que es salir al campo, otros que deriva del uso que se hace de los vehículos  rústicos para explorar terrenos. Lo cierto es que la palabra es oriunda de Canarias donde significa lo mismo que acá y que muchos estudiosos de esa región lo consideran una derivación de rastrear. “Gledys anda rustriando la casa porque se le perdió un zarcillo”  

Foquin

Esta palabra actualmente es raro aun escucharla en nuestro dialecto en la costa sur del lago de Maracaibo de donde es oriunda. Con la misma se señala a los cigarrillos o tabacos finos. Tiene un génesis de cierta manera burlesco ya que a los ingleses y antillanos que trabajaban en la azucarera y los sembradíos de caña de azúcar les costaba comunicarse con los nativos y cuando querían cigarros los pedían diciendo la palabra suckin o al no ser entendidos exclamaban smokey y esto llevó a que estos pensaran que las mismas eran sinónimo de cigarros. “El monkie quiere un foquin”  

domingo, 23 de agosto de 2015

Para salir del paso

Esta expresión usada en nuestro dialecto y en otras regiones significa hacer algo solo para cumplir una obligación o necesidad pero también en el municipio La Cañada es el nombre dado a un plato que tal vez cumple con lo antes mencionado pero en el campo culinario. Se prepara cocinando espaguetis o pasta larga y luego de colada se le agrega un sofrito de verduras también  nata o crema de leche y abundante queso rallado. Sirve para esas ocasiones que hace falta algo rápido por tener poco tiempo para cocinar. “Voy a pasar porque tía para salir del paso” “Hoy voy a hacer un para salir del paso para el almuerzo”

Traquiao

Esta palabra es todavía de uso moderado en nuestro dialecto, no tiene nada que ver con ruido o con mover algo de un lado a otro, se señala con esta palabra el hecho que algo esté muy usado o que se encuentre en muy malas condiciones y viejo. También en menor grado algo repetitivo. Fue traída por los canarios para quienes significa alguien muy experimentado en determinada actividad. “Ese pantalón lo tenéis traquiao”  “Cambiáme el tema que está ya traquiao” 

Filistrín

Esta palabra era de uso común hace algunos años en nuestro dialecto pero ya no es tan popular, con la misma se señalaba a las personas presumidas y raramente a las elegantes, aunque en otras regiones se le endosaba a la gente muy delgada. Viene del andaluz antiguo, de la palabra filustre que es alguien ilustre, por lo que el significado acá tiene algo de contrasentido y de  burla. “El filistrín de Matías siempre anda pelando y se la tira de medio millón”

Esgarrar

Esta palabra ya poco se escucha en nuestro dialecto, tiene origen castizo y la misma se define como el esfuerzo que se hace para arrancar la flema acumulada en la garganta, sin embargo en nuestra región esta es más usada como sinónimo de escupir, aunque para hacerlo no se haga algún esfuerzo. Es herencia de los gallegos. En algunos casos se considera un apostrofado de desgarrar pero con el significado de este ultimo. “María esta preñá y se la pasa esgarrando” 

Guatía

Esta palabra se escucha en nuestro dialecto la zona de la Sierra de Perijá habitada por los Yukpas y poblaciones de parceleros criollos, como llaman estos a quienes no son de su raza. La misma es usada por los indios para señalar a una persona que no sea de su etnia y esto ha provocado que quienes tienen contacto recurrente con ellos la hayan adoptado para auto calificarse cuando realizan visitas o intercambios. “Yo soy guatía pero vivo en el Tokuko” 

Verticación

Esta palabra es de muy común uso en nuestro dialecto, la misma se usa como exclamación de asombro o admiración, interjección y hasta muletilla y comodín, en muchas ocasiones es un eufemismo de la palabra verga que es considerada vulgar por muchos, sobre todos los desconocedores del uso del mismo en nuestro diario hablar sin alguna connotación soez. “¡Verticación! me robaron el carro” “Esa verticación estaba manía” “Verticación que molleja de bonito amaneció el lago

Firifolla

Esta es una palabra de muy poco uso actualmente en nuestro dialecto, con la misma se señala el exceso de adornos que alguna persona cargue en su vestimenta o cuerpo que le proporciona aspecto  estrambótico. Es usado sobre todo con las mujeres ya que son las que más agregan  su aspecto estos accesorios de mucha apariencia pero poco valor económico. También se le llama   las personas que los llevan de igual manera. Podría ser una deformación de farfolla cuyo significado es cosa de mucha apariencia y poca entidad. “Ese vestido de Ana está firifollo” “La firifolla de Edith cree que se ve muy bonita vestida así”

sábado, 22 de agosto de 2015

Runfla

Esta palabra es posible escucharla en nuestro dialecto en la zona ganadera del estado, en Perijá y alrededores, la misma se usa como sinónimo de cantidad. Es herencia de los españoles quienes a la vez la heredaron de los italianos para quienes esta era un juego de carta. Fueron los hispanos quienes le dieron la connotación con la que se usa también acá. “Hay una runfla de harina en la bodega de Arsenio”

Beteraco

Este es el nombre en nuestro dialecto de otro de esos personajes del imaginario popular cuya historia es desconocida. Con este hace mucho tiempo le metían miedo o amedrentaban a  los niños con la finalidad que se portaran bien o se durmieran. Por lo que es un antecesor del popular “Coco” y de otros más. Posiblemente fue traído por los españoles ya que Bétera es una población muy antigua de la comunidad valenciana que en la época de la monarquía española sufrió la expulsión de los moriscos que la habitaban. “Si no te dormíis te va a llevar el beteraco”

Yip

Esta palabra no es una interjección de nuestro dialecto sino la pronunciación de la palabra inglesa Jeep, que es la marca de un vehículo rustico, tal vez el primero, que abrió el camino en el mercado a otros con las misma prestaciones pero que por costumbre al igual que pasó con la marca de otros productos se les llamó generalizadamente así, o sea pasó a ser sinónimo de carro rustico. “Me voy a comprar un yip Toyota”

Ultimadamente

Esta palabra es de mediana data en nuestro dialecto, muchos lo consideran un barbarismo porque según los académicos el término correcto es últimamente, ya que el significado dela misma es por último, en conclusión. Es asimilada y fue producto del éxito de las películas mejicanas en los años 50 y 60, aunque cabe resaltar que el uso de la misma en nuestra región en la mayoría de los casos es de disgusto ante la imposibilidad de ser obedecido o entendido por el otro interlocutor. “Ultimadamente no vais esta noche para al fiesta”   

Ostragao

Esta palabra ya es difícil escucharla en nuestro dialecto, con la misma se señala algo que esté dañado, inapetente o que causa repulsión.  Aunque muchos sostienen que es una mala pronunciación de estragado que viene de estrago, es más seguro que provenga del idioma portugués donde significa abandonado y haya sido acá donde se le dio el significado con el que se usaba. “Ese arroz chino pare que estaba ostragao”

Naiboa

Esta palabra fue muy usada en un tiempo en nuestro dialecto, no tienen nada que ver con el  casabe relleno de papelón, queso y rallado y semillas de anís  de la región de Barlovento que tiene el mismo nombre. La misma es usada como negación o como sustituto de la palabra nada. Posiblemente  sea una deformación por homofonía de la frase inglesa “no boat” nacida en la época de la explotación petrolera en la región. A alguna pregunta como “¿Vais al cine” el interlocutor responde Naiboa o “Te queda algo” este diga Naiboa. Ya no se usa mucho.

Tatucales

Esta palabra se escucha cotidianamente en nuestro dialecto en los pueblos de agua de la región, con la misma se señala a los pilotes que soportan las casas palafiticas construidas sobre las aguas del lago, generalizadamente se le dice sin importar si estos son de concreto o de troncos de árboles. Sin embargo en la región campesina de tierra firme se le da este mismo nombre a los hoyos que se hacen en la tierra, muchas veces producto de la erosión o la lluvia que en temporada invernal se llenan de agua y sirven posteriormente  de reserva para algunas cosas pero también son focos de criaderos de zancudos que ocasionan algunas enfermedades. También existe una población con  este nombre. “Ya puse los tatucales para hacer la casa” “Lleváte a tomas agua al caballo en los tatucales”   

viernes, 21 de agosto de 2015

Fotingo

Esta palabra ya es muy raro escucharla en nuestro dialecto, con la misma se señalaba en los años 20 y 30 a los autos viejos y pequeños, o sea los cacharritos de ese entonces. Es una palabra traída por inmigrantes cubanos quienes a principios de siglo bautizaron al modelo T de la Ford de esta manera, una deformación por homofonía de la palabra inglesa foot-in-go que significa pisar y arrancar, campaña publicitaria de novedoso sistemas de tres pedales conformado por acelerador, croche y freno que traían estos autos.  “Mi bisabuelo cambió andar en burro por un fotingo”

Bartoliar

Esta palabra ya muy poso se usa en nuestro dialecto, con la misma se señalaba el hecho que una persona haraganiara y se mantuviera todo el tiempo sin trabajar ni buscar algo que hacer o que lo hiciera en su lugar de labores. Se le aplica igual a hombres y mujeres aunque la palabra deriva de las bartolas que usaban las mujeres para estar en la casa y que fabricaban con telas compradas a los turcos. Algo contradictorio ya que las mujeres vivían ocupadas en las labores domésticas, por lo que el término podía ser u contrasentido o jocosidad. “Randolfo se la pasa bartiolando”   

Adorote

Esta palabra no tiene nada que ver con el verbo adorar y ya escasamente se usa en nuestro dialecto, con esta se señala un rudimentario mueble que se ponía en las cocinas para colocar los alimentos evitando que ratas, ratones y otros animales pudieran comérselo o picarlos. El mismo consta de una tabla de aproximadamente un metro de largo y más o menos lo mismo de ancho  en la que se coloca una cuerda en cada ángulo de la misma, anudándose  para mantener la posición horizontal y desde el nudo resultante sale otra cuerda que se fija en el techo de la cocina de manera que quede colgado. Se estrecha en la parte superior metiendo esta cuerda a través de una botella con un hueco en el fondo.  En esa época los techos tenían listones que formaban la estructura allí se amarraba el rudimentario mueble. También hay quienes sustituían la madera por cestas “Le mandé a hacer un adorote al carpintero porque los gatos se roban todo”    

La Chinita

Algo que caracteriza a nuestra gente  es la relación personal que tienen con su entorno espiritual, el cual lleva al mismo a  ser parte del diario vivir y a tomarlo como un ingrediente más que genera sentido de pertenencia individual el cual se refleja en el dialecto al darles a esos personajes etéreos apodos cotidianos. De forma tal que la patrona del estado en lugar de llamarse Virgen de Chiquinquirá se le conoce por el nombre acá estudiado, y esto es porque la misma posee rasgos indígenas y se le llaman a estas personas chinas por la forma rasgada de los ojos. Es muy raro que un habitante de esta tierra, sin importar su estrato socio económico no llame de esta manera a su patrona espiritual cuya historia data desde el siglo 18 cuando la anciana lavandera y residente del Saladillo María Cárdenas encontró una tablita en el lago mientras realizaba sus labores allí y la llevó a  su casa  colocándola de tapa para la tinaja de agua y luego al ver los rasgos de una imagen la guindó en la pared y el 18 de noviembre de 1709 esta se iluminó y la imagen de la Virgen antes borrosa se marcó claramente en la madera, por lo que sorprendida y emocionada salió gritando a la calle “milagro” “milagro”. Fue el comienzo de una devoción que traspasó los límites de la humilde casita y ante la imposibilidad sobrenatural de llevarla a la catedral, lugar visitado solo por la clase adinerada de la época, y ante la opinión general que esta no deseaba estar con los mantuanos sino con el pueblo desposeído  se le se le llevó a la ermita de San Juan de Dios, santo venerado por los humildes para que los sane y le devuelva la salud en el sitio donde hoy está la Basílica.  “Me voy para la procesión de la chinita”   

Dompai

Esta palabra es salida del entorno beisbolero o softbolero en donde quien  o quienes ejercen esa función son los árbitros del mismo, se encargan de llevar la cuenta de strikes o bolas y de resolver las jugadas apretadas que se suscitan en las bases ante las llegadas casi juntas de los corredores  y los que pisan estas al tener la pelota. Es una deformación por homofonía en nuestro dialecto de la palabra inglesa “Umpire” que en otras regiones se les dice también  ompayer u ompaya. “Ese dompai del juego de las águilas estaba ciego, solo cantaba bolas”

Letrao

Esta palabra además de identificar a una persona estudiosa, culta o leída también se usa en nuestro dialecto  en el Municipio Miranda para identificar un ave muy común en la región, el estado y el país, de color negro y alas y pico amarillos, un poco más grande que el turpial, conocidos en otras partes de Venezuela como Urracas y Arrendajos, perteneciente a la familia de los turpiales y gonzalitos. Debe este nombre por el hecho que el mismo imita el canto de otras aves. “En los Olivitos vi unos letraos antier”

Desencetar

Esta palabra ya no se usa en nuestro dialecto, se hacía en el hoy Municipio Miranda y en los pueblos de Falcón aledaños a este. Es un arcaísmo traído por los canarios cuyo significado era fraccionar o tomar una parte de un todo, sin embargo en la región antes mencionada se usaba para señalar el gastar parte de un dinero ahorrado y más modernamente el hecho de sencillar o cambiar un billete en monedas o billetes de menor denominación. “Dejá de desencetar lo que tenéis guardao pal viaje”  “Desenceté el billete y se volvió sal y agua”

Topochazo

Aunque literalmente esta palabra debiera significar un golpe dado con un topocho, en nuestro dialecto la misma indica un plato popular en la zona de Perijá donde el ingrediente principal es esa especie de plátano muy común en la zona. El mismo se prepara cocinando el topocho y aplastándolo, luego se le agrega queso, crema de leche, cilantro y cebolla cortados bien pequeñitos,  algunos también le agregan leche, mantequilla y hasta mayonesa. Estos se revuelven formando un puré y se le agrega un toque de sal al gusto. “Esta noche haré un topochazo para la cena” 

jueves, 20 de agosto de 2015

Majar

Esta palabra es de origen castizo y todavía es común escucharla en nuestro dialecto en la zona ganadera del estado, con la misma se señala la acción de machacar, o sea aplastar. Fue traída por los andaluces quienes llamaban de esta manera a lo que era triturado en el almirez, que es un mortero de metal  pequeño y portátil que sirve para este fin y que en América pasó a fabricarse de madera. “Hay que majar bien esos topochos” 

Pepero

Esta palabra se usa en nuestro dialecto para señalar un grupo de pepas , granos o pastillas que se encuentren, generalmente desordenadas en algún lugar generalmente, sin embargo hace algunos años también se le conoció así al frasco grnade de vidrio y boca ancha, que llamábamos bocón, en donde los bodegueros y comerciantes echaban granos de diferentes tipos como forma de promocionar y aumentar las ventas, ya que estos tenían un valor estipulado el cual se acumulaba y daban al comprador como una forma de descuento  o ñapa, por lo cual también se le llamó en otros lados, ñaperos. Esta práctica se hizo nacional pero según muchos cronistas tiene su punto de partida en los andes y de allí se extendió.  Beltrán Viloria en su libro  “Sabana Libre, pueblo mio” lo narra de esta forma: “. Por ello, algunos inventaron  el  novedoso funcionamiento de los "peperos" y de esta manera, atraían a la mayoría de los compradores. ya la "ñapa" estaba de salida, solamente era para los muchachos y ya ellos por estar en la escuela no visitaban la pulpería. El "peperos" consistía en colocar un frasco bocón con el nombre del cliente en la pared o en el armario a la vista de todos. el cliente, al utilizar este sistema y no la ñapa, le decía al pulpero: “écheme las caráotas", lo que significaba en código convenido entre el "pulpero" y el cliente que aquel depositara en su frasco granos de distinta índole según la compra. a saber, si la compra era de 0,50 ctms. (un real) el grano era una caráota que para el cliente representaba 0,05 ctms. (un cobre), si la compra era por la astronómica cantidad de un bolívar el grano que recibía el frasco era de café y representaba 12,5 ctms (una locha o un cuartillo). si la compra era de 2,5 bs. entonces el grano era de maíz que representaba para  el   cliente 0,25 ctms. (un medio). si el cliente hacia mercado para un mes v untaba la cantidad de bs. 5 entonces el grano que recibía el cliente era un frijol que representaba 0,50 ctms. (un real). pero esto no se queda ahí, al tener el cliente suficientes granos en su frasco (lleno) podía solicitar del pulpero un adelanto de lo horrado para lo cual habían establecido el código siguiente: si sacaban del frasco granos equivalentes] a 0,50 ctms. el "pulpero" desechaba esos granos 4 colocaba en su lugar "un palo de fósforo" que representaba para el cliente esa cantidad en débito”  

Firuliar

Esta palabra es de relativa nueva data en nuestro dialecto, se puede decir que es asimilada aunque el uso que se hace de la misma no sea el de otros lugares ni tenga relación con estos. Nada tiene que ver con firulos o firulillos ni con homosexuales. En nuestra región se utiliza para indicar que algo se robó, murió o copió y raramente para señalar ir de paseo o rumba. Es producto de la expansión comunicacional que trae y lleva palabras y estas cambian de significado según el uso que se le haga. “Me firulié el examen de castellano” “El abuelo de mi vecina firulió” “Vamos a firuliar por allí”

Arribota

Esta palabra ya es de muy poco uso en nuestro dialecto, solo en las zonas campesinas se escucha. La misma es un aumentativo de arriba y fue traída por los españoles de Murcia. Todavía se escucha en otros lugares e incluso se le ha dado connotación no solo de altura sino también de clase social. Sin embargo acá solo se utiliza sustituyendo a la expresión muy alto, refiriéndose a la distancia que hay hasta el suelo. “Ese níspero esta arribota y no puedo tumbarlo”

Curcusío

Esta palabra es de vieja data en nuestro dialecto aunque actualmente ya solo se escucha en los municipios de la Costa Orienta que limita con Trujillo y en ese estado que formó parte de la Provincia hace años. La misma fue traída por los andaluces quienes señalaban con esto a la costura mal hecha o al remedado de la ropa pero acá no solo se usa con estas dos connotaciones sino que también  se generalizó como sinónimo de descosido. “Cargáis el pantalón curcusío” 

miércoles, 19 de agosto de 2015

Voltaria

Esta palabra ya no se escucha en nuestro dialecto, es de origen castizo y fue traída por los españoles de Castilla a nuestras tierras como forma de señalar el carácter inconstante de alguna persona, aunque también muchos la asociaron con versatilidad, pero en nuestros lares la misma se usó para indicar a las personas hipócritas, esas que hacen dos caras, son pésimas amigas y hablan más de todo el mundo. “No te juntéis con la voltaria de Carmen que a esa no se le salva nadie”

Purgao

Esta palabra tiene varias connotaciones en el diccionario, la mayoría asociadas al efecto de purgarse tales como limpiar, purificar, sufrir con una pena, extraer el aire o algún fluido en algún circuito de alguna maquina o aparato e incluso liberarse de algo no material pero en nuestro dialecto tiene una connotación que no aparece por ningún lado y la misma es ser sinónimo de estar apurado o tener prisa. Se usa casi en sentido de reproche y es un símil a la acción de alguna persona que se purga y  debe ir al baño rápido. “Como que andáis purgao que ni saludáis” 

Filúo

Esta palabra además de usarse en su connotación aceptada por la Real Academia que es algo muy filoso también lo hacemos en nuestro dialecto para indicar que se está muy hambriento y en la zona norte del estado donde la mayor población es guajira se le llama así al topocho, por su forma de aristas agudas. Es la razón por la que existe una población con ese nombre producto de que en el lugar un señor llamado José Fernández tenía una granja con ganado y una extensa plantación de piruuwa nombre en el idioma guajiro para el filúo. “No he comido en todo el día así que ando filúo” “Mi abuelo cambiaba a un alijuna filúos por pescados” “Voy de compra para los filúos”

Jumí

Este es el nombre en nuestro dialecto en la Costa Oriental del lago en los municipios colindantes con el estado Trujillo de un ave de plumaje negro, cola larga y pico grueso y encorvado de mismo color que su plumaje. Es muy común en el estado. Su nombre deriva del hecho que su canto suena de esa manera. También es llamado “negro Luis” y en la costa Occidental se le conoce como Zamurito, mientras que en otras regiones como garrapatero.  “En la mata de mango se la pasa un Jumí”

Lo estáis dando al cuido

Esta expresión es de nueva data en nuestro dialecto, tiene características de queja y reproche ya que con la misma se indica que lo que alguien está vendiendo  está sumamente caro, traspasa los límites del real precio y se considera una usura. Es un contrasentido al hecho que alguna propiedad dejada al cuido no se paga o no tiene precio ya que el mismo es una especie de acuerdo en el cual el que tiene la propiedad no cobra alquiler a cambio de que se la cuide el inquilino. Está muy de moda actualmente. “Verga y estáis dando al cuido ese pantalón”

martes, 18 de agosto de 2015

Las tarjas del fiao

Esta expresión o más bien instrumento ya desapareció, hasta finales de los 60 todavía en algunas bodegas de personas mayores se usaba. Consistía en una libreta o cartón donde se escribía lo que el cliente fiaba, quedaba uno en la bodega y otro se llevaba el cliente, de tal forma que cuando este iba a cancelar ambos estaban claros cuanto era la suma de lo adeudado. El nombre en nuestro dialecto es herencia de los españoles quienes lo trajeron pero a diferencia de lo usado en nuestros lares, para ellos la tarja no era un cartón o libreta sino un trozo de palo de unos treinta centímetros  de largo previamente labrado y alisado en forma de listón con cuatro caras iguales que se marcaba con muescas que representaba la cuenta. “Esas tarjas del fiao del bodeguero están mollejúas” 

Sulfurar

Esta palabra ya se escucha muy poco en nuestro dialecto aunque hasta hace poco era cotidiana, la misma es asimilada y de origen castizo, traída por los españoles y manteniendo el mismo significado el cual es poner bravo, irritar o molestarse por alguna acción. También se escucha en otras regiones. El término al parecer tiene su raíz en la costumbre de sulfurar las barricas de vino con azufre y prenderles fuego para eliminar las bacterias antes de echarle el vino a ser añejado. “Dejá de sulfurarte que te vais a morir del corazón”

Tasajeras (o)

Esta palabra es castiza y se usa en nuestro dialecto con la misma connotación con la cual fue traída, señala a quien hace el corte a las carnes  en forma de tajadas o bistec el cual se llama tasajo. En la Costa Oriental, en el municipio Lagunillas,  existe una población que lleva el mismo nombre y según historiadores debe el mismo al hecho que era un lugar donde se realizaba esa faena. Es muy raro ya escucharla. “María trabajaba de tasajera en el hato”   

Hacer tiros de plata

Esta curiosa expresión se usó moderadamente hace algunos años en nuestro dialecto, sobre todo por quienes eran aficionados al juego o a pedir prestado o fiao, la misma indicaba que saldrían a buscar uno muy grande. Nace el hecho del éxito de la vieja serie de televisión “El llanero solitario” donde este usaba balas de plata para enfrentar a los maleantes. Ahora es raro escucharla. “Voy a hacer tiros de plata porque ando endeudao” 

lunes, 17 de agosto de 2015

Rabúo (a)

Esta palabra además de ser usada en la misma connotación de los diccionarios que es tener el rabo largo, en nuestro dialecto se usa con una connotación que podría llamarse autóctona aunque se escuche en otras regiones cercanas. Se señala de esta manera a las personas que andan mal vestidas o con ropa descosida y en mal estado, también a veces se le endosa a quien tiene mala educación. Viene esto del hecho que a la ropa en mal estado la llamamos rabo. “Ese novio de Ana siempre anda rabúo”  

domingo, 16 de agosto de 2015

Dar una palomita

Esta expresión es común todavía en nuestro dialecto, nada tiene que ver con dar el animal que menciona. La misma se usa cuando en una conversación uno de los interlocutores o varios no permiten que otro hable ya que la verborrea de los mismos es mayor o más intensa por lo que el silenciado interrumpe gritando o hablando que le den una palomita, o sea que lo dejen hablar o dar su opinión. El tono puede ser jocoso, de reclamo y hasta de disgusto. El génesis de esta, según me contaron algunos ancianos, viene del hecho que a los niños que les costaba hablar o tardaban mucho en hacerlo le daban a comer  pichones de palomas, de allí viene el diminutivo que nada tiene que ver con las potoquitas que llamamos de igual manera. “Mijo dame un palomita” “O me dais una palomita o me voy”

Se gasta

Esta es otra expresión de nuestro dialecto en la cual se le cambia el significado al verbo y esto ocasiona que literalmente sea difícil de entender para quienes no habitan o conozcan el habla de esta región, aunque en ocasiones se use correctamente para señalar la acción de gastar. Es común usar la expresión como sustituto de tener al indicar posesión sin que sea limitativo a algo material, de modo que cuando se expresa “María se gasta tremendo carro” queremos decir que lo posee. Igual ocurre cuando decimos “Alexis se gasta buenos músculos”  Su uso actualmente es limitado.

Agarrar frío

Esta expresión que literalmente dice que alguien toma frío, en nuestro dialecto era muy común en una connotación diferente que también se escuchaba en otras regiones en su mayor parte con igual significado. Se le decía de esta manera al hecho de que alguna herida que se encontraba en cualquier lugar el cuerpo se hubiese infectado y la misma presentara purulencias, o sea pus. Hay relación entre la lenta irrigación sanguínea y la temperatura de la herida. “Me agarró frío l herida y me tienen que inyectar”  

sábado, 15 de agosto de 2015

Camellón

Esta palabra usada en nuestro dialecto en el campo para definir los caminos estrechos por donde transitan los humanos y los animales, tuvo una variante singular en las ciudades en épocas anteriores, ya que la misma definía esos pasos estrechos, silvestres e indefinidos que se hacían por el constante paso de la gente y que comunicaba casas distantes o cercanas al no existir vías pavimentadas o de tierra. Incluso en casas con habitaciones separadas por algún trecho de tierra se mencionaba el paso entre ambas de esta manera. La palabra como tal con el progreso fue desapareciendo en esta variante pero aún es posible escucharla a personas mayores. “Te vais por el camellón hasta que Gladys” “Limpiá el camellón del patio que anoche casi me caigo” 

Cotica

Esta es una palabra que en nuestro dialecto generalmente se usa en diminutivo, por una parte por la costumbre de hacerlo y por la otra porque son prendas pequeñas. Se llama así a la prenda interior femenina tipo franelilla que en años anteriores usaban las niñas en la pubertad para cubrir los nacientes senos antes de comenzar a utilizar los sostenes. Las mismas eran hechas caseramente por las madres o abuelas. El término fue traído por los españoles e identificaba a una armadura de malla que cubría el pecho. “Ya hay que hacerle coticas a Marilú”

Zocato

Esta palabra ya es raro escucharla en nuestro dialecto, no es autóctona, es de origen castizo, la trajeron los españoles para señalar los frutos que no se maduran bien a pesar de parecerlo y lo tomaron en la región para señalar a los plátanos entreamarillos o verdes, que al cocinarlos o asarlos no tenían gusto o sea eran sosos. “Esos plátanos que compraste en la bodega están zocatos”

Fifio

Este es el nombre en nuestro dialecto de un cotidiano plato preparado y consumido en las casas del Saladillo Y Santa Lucia de la Maracaibo de Antaño.  Investigaciones hechas por la periodista Isvelys Bracho nos indican que el mismo tiene como base, pepinos criollos, maíz, coco y un salao, o sea carne, pescado o cochino. También se le suele agregar yuca, auyama y otros vegetales. El preparado se guisa quedando un caldo grueso que se puede consumir solo o acompañado. Se hizo famoso a través de los aguadores y tiene raíces mojaneras y de la Costa Oriental, tal vez sea una variante del Fifí, plato de la última región nombrada. Ya no es tan común. “Mi abuela prepara un Fifio de espanto y brinco”

Las jaulitas

Con este curioso nombre fueron bautizados en la Maracaibo de antaño el transporte de pasajeros de la época, quienes  sustituyeron a los tranvías en los años 30. Estos primeros buses transportaban una docena de pasajeros y su forma cerrada con pequeñas ventanillas ocasionó el que se les llamara así. A los traídos para tales fines se le sumaron los de fabricación hibrida, o sea me dio artesanales. Estos eran camionetas  cuya parte trasera era de madera, una plancha de listones pegados y sujetos con travesaños era el piso y tenía asientos y barandas de listones del mismo material y las pintaban de diferentes colores.  “Tengo que irme en las jaulitas para que mi abuela”

Darse lija

La lija  es un papel con polvos o arenillas de vidrio o esmeril adheridos, que sirve para pulir maderas o metales, el uso lento de esta en ocasiones que se necesita pulir algo dio como resultado que se tomara esa imagen como símil para darle significado a la expresión que se usa en nuestro dialecto y otras regiones del país, que es tomarse más tiempo del indicado para ejecutar algo o sea tardarse más de la cuenta. En algunos casos se asocia esto a que la persona que lo hace es egocentrista. En el caribe se asocia la palabra con adulador. Al parecer  emergió desde el argot carcelario de la época colonial. “Dejá de darte lija con eso y apuráte”

El catire

Para nosotros una persona de piel blanca y pelo amarillo es un catire, pero en nuestro dialecto en el cual solemos colocarle nombres comunes y populares a cosas de la naturaleza, religiosas y demás, tal vez por herencia de nuestros ancestros indígenas, así como llamamos a Jesús, chuchito y a la virgen de la Chiquinquirá, la Chinita, le endilgamos este nombre al sol. Para un habitante de esta tierra este es el catire mayor, el que identifica nuestro gentilicio y a quien odiamos y amamos dependiendo la circunstancia. Podría ser que la costumbre escolar de pintarlo de amarillo, porque los científicos dicen eso aunque en realidad sea blanco, haya sido la causa de que le hayamos puesto ese nombre. “Hoy el catire se paró arrecho”