domingo, 21 de septiembre de 2014

Carretiar

Aunque esta palabra en nuestro dialecto guarda cierta relación con la definición que da la Real Academia, varía su sentido ya que en nuestra región se  usa para indicar que se está llevando algo de un lugar a otro, sin importar el medio que se use para hacerlo. Proviene del transporte diario de víveres que se hacía en la ciudad antañona donde eran usadas las carretillas para tal acción. “Ando carretiando los macundales para la nueva casa” 

Valazo

Nada tiene que ver con balas esta palabra que era común en nuestro dialecto entre los años 50 y 70 y era usada sobre todo por los jóvenes de esa época. Tenía sentido recriminatorio y de reproche ante la formas de hablar adquirida por algunas personas que viajaban a la capital del país y regresaban usando como muletilla la palabra “vale” que era común en la forma de hablar del caraqueño. “Dejá los valazos que no te lucen un carajo” 

Pita

Además de la acción de reproche través de pitos y silbidos, esta palabra era muy usada en nuestro dialecto hace algunos años por los jóvenes que elevaban petacas en la región y con la misma identificaban la cuerda usada para estos fines, la cual era más resistente y fina que la usada para los trompos y que llamaban curricán. Esto es debido a que la misma era hecha de la mata del mismo nombre oriunda de México y la comercialización de esta cuerda era común en la región. Ya poco se escucha. “Se me enredó la pita en los cables”

Te van a llevar las hormiguitas

Esta expresión ya poco se escucha en nuestro dialecto pero era muy común hace poco años, la misma se usa en forma de queja o reclamo. Tiene dos significados que parecieran contradictorios, por una parte se le señala así al hecho de que una persona sea muy viva o avispada y por lo tanto esta sea difícil de engañar o tenga la cualidad de engañar a los otros. Por la otra se usa como contrasentido indicando con la misma a alguien que sea hosco, malhumorado u obstinado. La expresión tiene su raíz en el hecho de que las hormigas se llevan el azúcar. “Eso está caro, Te van a llevar las hormiguitas” “Dejáte la amargura que te van a llevar las hormiguitas”  

domingo, 13 de julio de 2014

Maletiar

Esta palabra en otros países significa molestar o ser objeto de comentarios negativos, también se asocia con llevar drogas o mercancías pero acá no es así. Se usa en otras regiones del país con la misma connotación que en nuestro dialecto, que es botar a alguien de un lugar, generalmente de su casa, es una alegoría a que se debe llevar todo en una maleta. En nuestra región es usado con más frecuencia en Cabimas y en la Costa Oriental, aunque ya no es tan recurrente. “A Rubén lo maletiaron del trabajo porque llegó borracho” “Esta noche te maletean por llegar tarde”


Pécora

Esta palabra llegó a nuestras tierras desde España con los conquistadores y con ella señalaban a las ovejas, sin embargo también llamaban a así a las prostitutas antecediéndola con la palabra mala, por lo que con el correr del tiempo terminó tomando en nuestro dialecto el significado de algo o alguien que no sirve. Aunque la palabra tiene terminación femenina se usa en ambos géneros igual por lo que pasa a ser neutra. Todavía se escucha coloquialmente. “Ese primo tuyo es una pécora” “Apagá esa pécora de equipo de sonido”


sábado, 12 de julio de 2014

Rayaitos

Esta palabra fue popular en nuestro dialecto en la ciudad de Maracaibo en los años 80 entre conductores y dueños de vehículos. Se la endilgaron a los pulilavados automáticos que se hicieron populares pero que terminaron por fracasar, ya que los carros quedaban mal lavados y con rayas en la pintura producidas por la mala calidad de los cepillos que se encargaban de limpiarlos, al parecer fueron comprados de segunda mano en el exterior. “Por bobolongo lavé mi carro en el rayaito que está en indio mara y quedó sucio y rayao”   

domingo, 6 de julio de 2014

Madurar uvas

Esta expresión que era común en nuestro dialecto hace algún tiempo, nada tiene que ver con la fruta que menciona, ya que se le dice así al tiempo muy largo que permanece alguien en algún lugar esperando algo. Tiene su génesis en la comparación del periodo de varios meses que tarda esta fruta en madurar. Ya poco se escucha. “Estáis madurando uvas  esperando el bus”

Lupita Ferrer

Este es el nombre artístico de una famosa actriz venezolana nacida en Maracaibo, quien se catapultó a la fama gracias a sus papeles en telenovelas que tuvieron muy alta audiencia, razón por la cual la gente tomó su nombre para endilgárselo en nuestro dialecto, sin cumplir la función de apodo, a aquellas personas que son dramáticas, fatalistas, lloronas, quejonas o que viven haciendo un drama de todas las situaciones que viven. Era de uso común en las décadas de los 70 y 80 y en la actualidad es de poco uso. “Lupita Ferrer dejá de llorar y vení a comer” “Esa mujer tuya es una Lupita Ferrer vive quejándose por todo”

miércoles, 2 de julio de 2014

Encarametiar

Esta palabra es de uso regular en nuestro dialecto en la zona de Perijá y alrededores, con la misma se indica el hecho de que alguien o algo se encuentre sobre algo generalmente alto. Al parecer es una deformación de encaramar, que posee el mismo significado o una palabra compuesta que combina encaramar y metido, lo cierto es que solo se escucha en esa zona.  Es de vieja data. “Ese muchacho se la pasa encarametiao en la mata de mamón” “El vetsido eso yo lo vi encarametiao en el techo del escaparate”

martes, 1 de julio de 2014

Cuando se caiga el puente

Esta expresión era muy popular en el comienzo de los años 60 como una forma de responder o expresar que algo no pasaría nunca, era usada por jóvenes y adultos que veían al majestuoso Puente sobre el lago como algo imponente e imposible de caerse, pero en 1964 el tanquero Esso Maracaibo chocó contra la estructura y tumbó un tramo del mismo haciendo posible lo que parecía imposible y la expresión paulatinamente dejó de usarse hasta desaparecer. “Sabéis cuando me ganareis, cuando se caiga el puente”  “Ese deja de beber cuando se caiga el puente”

domingo, 15 de junio de 2014

Estar vuelto cacho

Esta es una expresión popular en nuestro dialecto, la misma se usa en varias connotaciones, en una de ellas se refiere a algo que está duro, ya sea literal o subjetivamente, otra es para indicar que algo no sirve o está en muy mal estado , una tercera como indicativo de borrachera extrema o estado de salud precario y otra más como manera de señalar el estado de enamoramiento extremo de alguien. Aunque nombra  a las prolongaciones óseas de algunos animales (Los cuernos), el origen que esta entrara a nuestro dialecto no está en ellos, sino que fue traída por los andaluces para quienes un cacho es un trozo o porción de algo. “El trabajo está vuelto cacho” “Antonio tiene ese carro vuelto cacho” “El cáncer tiene vuelto cacho a Margarita” “La vecina tiene vuelto cacho a mi tio”   

El pito de la Zulia

Esta expresión ya no se escucha en su sentido comparativo en nuestro dialecto al desaparecer quien la originó, aunque todavía es recordado esto.  Se usaba en la capital zuliana como forma de señalar la puntualidad de alguna persona en lo que ofrecía y también como contrasentido para indicar la impuntualidad, o también se le endilgaba a quienes acostumbraban a hacer visitas a las horas que este sonaba, sobre todo al mediodía e igualmente como forma recriminativa, a las personas que acostumbraban de alguna manea despertar a otras a horas muy tempranas.  Se origina esta expresión del fuerte silbido que producían las calderas a vapor en la planta de la Cervecería Zulia situada desde 1925 en la avenida el Milagro en Santa Lucía, el cual retumbaba en el sector marcando el inicio y fin de las horas laborales en la empresa que eran las 6 de la mañana, 12 del mediodía y 4 de la tarde. Igualmente sonaba indicando el comienzo del año nuevo. Dejó de sonar en 1974. “Soy más cumplido que el pito e la Zulia” “Tobias es como el pito de la Zulia, a las doce llega a visitarnos” “Dejá dormir, estáis peor que el pito de la Zulia”

domingo, 8 de junio de 2014

Rebonitico (a)

Esta palabra tiene una curiosa conformación que es parte de la forma de hablar en muchos lugares del municipio Miranda, entre ellos Mecocal y alrededores, en la cual se usa el superlativo del diminutivo para expresar algo que se desea, incluso se usa en personas. En este caso con esta palabra se expresa algo que sea muy bonito o agradable. También se usan palabras de este tipo en los llanos. “Ponéme algo rebonitico para bailar” “Mi nieta es rebonitica” 

Carneperro

Esta palabra era muy popular hace algunos años con connotaciones recriminatorias por parte de nuestras abuelas a los cortes de carne vendidos de primera calidad y supuestamente blanditos que resultaban ser todo lo contrario y nada tiene que ver que la misma se comparara con la carne del animal nombrado sino que es herencia de antepasados andaluces quienes señalan generalizadamente de esta manera algo de mala calidad, de allí la razón de que la palabra vaya pegada y no separada. Sin embargo algunos afirman que los marinos de esta nacionalidad consumían a los animales de esta especie que morían en los barcos y que eran traídos como arma contra los indios.  “Te vendieron carneperro en las pulgas”  

Andar vestido de viejo

Esta expresión era muy popular en nuestro dialecto aunque ya poco se escucha, nada tiene que ver con vestirse con algo anticuado sino que la misma es sinónimo de andar mal vestido o estrafalariamente. Nace del hecho de la popularidad del disfraz de viejo en los carnavales. Este se comercializaba completo y lo más llamativo era una máscara con facciones de anciano. Por el hecho de ser un disfraz este tenía apariencia estrafalaria, razón por la cual se tomó como sinónimo de esto posteriormente. “Andáis vestido de viejo. Esa ropa te queda horrible”

viernes, 6 de junio de 2014

Tener mal bajo

Esta expresión era muy común en la época de nuestros abuelos y ya poco se escucha en nuestro dialecto. Con la misma se señala el hecho que una de las personas de la pareja recién constituida enflaquezca o su aspecto corporal decaiga tras relacionarse con la otra. Según los médicos este mal es un mito nacido en el campo ya que esta condición no existe. Fue traída por los conquistadores con el mismo significado. “Ese Humberto tiene mal bajo, te tiene entecá” 

Mardecío (a)

Esta palabra considerada malsonante y que es una deformación de maldecido, no señala en nuestro dialecto  una persona que cargue una maldición, sino que es de uso cotidiano como forma de llamar a alguien sin mencionar su nombre en la zona del Distrito Miranda y recurrentemente en el sector de los jobitos. También se escucha en menos proporción en otros lugares del Estado, solo que en estos tiene connotación ofensiva. La trajeron los andaluces quienes se la endilgaban a las personas que hubiesen infringido algún daño. “Mardecío vení acá” “La mardecía esa me robó”  

Pio Pio

Esta palabra que generalmente se usa como onomatopéyica al piar del pollito, la usamos en nuestro dialecto también para identificar una sencilla delicia gastronómica ya casi desaparecida de los hogares, hechas naturalmente con plátano. Hay dos versiones del mismo plato, una en la cual se muele el plátano obteniendo una mezcla pastosa a la que se le agrega queso rallado  y se hacen bolas que se meten al horno y otra similar pero fritas con aceite o a la plancha. La primera es la tradicional. Era común en los hogares incluso de bajos recursos por lo económico y el no necesitar ingredientes ya que de acuerdo a la posibilidad económica algunos no le ponían queso. Su nombre deriva de la forma esférica que es asociada con un huevo.  También algunos usan la palabra como sinónimo despectivo del pollo. “Desde que mi abuela se murió no hacen pio pio en esta casa” “Ya estoy cansado de tanto pio pio que como”

Coronar

Esta palabra era de uso frecuente hace unos años en nuestro dialecto y también en otras regiones del país, con la misma se expresaba el haber logrado alcanzar un objetivo o conseguir algo lo cual en ocasiones es inesperado. También es la acción de colocar una corona. Tiene su génesis en la popularidad que en la región alcanzó el juego de damas, en el cual cuando el peón llega a la última línea del contrincante corona y se transforma en reina o dama, obteniendo los máximos beneficios. Ya no se escucha mucho. “Anoche coroné con la vecina” “Por fin coroné el trabajo que estaba buscando desde hace meses”

lunes, 2 de junio de 2014

Ñoña

Esta palabra que es considerada malsonante fue traída por los españoles como forma de señalar a las personas de poco ingenio o a una cosa sosa, también para llamar a los viejos, sin embargo en nuestra región tomó el significado de ser sinónimo de mierda o excremento por lo que también la usamos en nuestro dialecto para señalar a las cosas u objetos  en mal estado o que no deseamos y a las personas mala gente y despreciables.  De esta última manera también se escucha en otras regiones del país. Es de mediano uso dado el carácter soez que le han dado. “Ese hermano tuyo es una ñoña” “Voy a vender esa ñoña de carro que me tiene obstinado”  

Mondenguero

Esta palabra es común en nuestro dialecto y nada tiene que ver con mondenga ni con mondongo, aunque hay quienes afirman que es una deformación de esta. La usamos como manera de señalar un caos o desorden y también para indicar el desacomodo de algunos objetos. Es posible que haya sido traída por los españoles quienes decían mondengo a ciertos esclavos africanos provenientes de Sierra Leona o que la misma haya emigrado desde el Valle del Cauca donde existe una tribu indígena llamada Mondego.  En ambos casos podría representar la figura de un grupo desordenado de estos. “Tenéis un mondenguero en ese cuarto” 

domingo, 1 de junio de 2014

Mijitico (a)

Esta palabra que es un diminutivo del diminutivo, una forma común en nuestro dialecto, se usa en la región de Perijá, recurrentemente en Villa del Rosario, como una forma coloquial de llamar a alguien sin mencionar su nombre. Proviene de mijito que a su vez es el diminutivo de mijo, formas cariñosas y de confianza para referirnos a algún familiar o amigo pero que igual se usa en personas desconocidas. “Mijitico te llama tu tia”

Vinóculo

Esta palabra ya poco se escucha, ya que el objeto que la popularizó ya no es común. Se le llama así en nuestro dialecto a los pequeños visores de fotografía que tiene forma alargada, en la parte posterior es cuadrado, allí va la foto y en la superior redonda y tiene un vidrio de aumento; por allí se ve. En la década de finales de 50, 60 y hasta 70, eran recuerdos infaltables en los circos que visitaban la ciudad y luego se pusieron de moda en los estudios de fotografía y en lugares turísticos. Fue una moda mundial y el nombre es una derivación de monóculo, que es un lente para un solo ojo. “Me encontré 10 vinóculos  de mi abuela”

sábado, 31 de mayo de 2014

Prestobarba

Este es el nombre que un fabricante, colocó a una de sus máquinas desechables para afeitar  y que terminó definiendo a otros similares de otras marcas tanto en nuestro dialecto como en muchas partes del país y América. El mismo se le dio por ofrecer afeitadas rápidas, higiénicas y seguras a un bajo costo. El éxito del producto en los años 60 provocó como otros, la transformación del nombre de la marca en el del objeto que se ofrece. Por lo tanto se pide con este nombre aunque no sean de la marca que lo popularizó. “Dame una prestobarba amarilla” 

Aguaito

Esta palabra que hace referencia a lo blando en la textura de algo, o a la poca fuerza que se tenga, en nuestro dialecto, en la región de la Villa del Rosario y Perijá, se usa para señalar los cañuelos de harina o maíz que se cocinan en agua y sirven de alimento principal o acompañante en las comidas. Es una palabra de vieja data que ya casi no se usa en la región. El termino deriva de la consistencia en la cual quedan estos al ser hervidos sin envoltorio.  “Voy a cenar unos aguaitos con nata y queso”

Echále hasta mal de ojos

Esta pintoresca expresión es común en nuestro dialecto, es de nueva data y la misma se utiliza como indicativo que el alimento que se prepara llevará todos los ingredientes que estén a mano para colocarle, sean buenos o malos, como el mal que hace referencia que forma parte de la cultura popular en la que se atribuye a las miradas o malos deseos ciertas raras enfermedades. Es recurrente en los puestos de comida rápida, ya que gracias a estos la misma se hizo popular. Es autóctona. “Dame dos hamburguesas ful y le echáis hasta mal de ojos” 

Rejua

Esta palabra indica algo que tenga rejas, por lo tanto algo seguro, sin embargo en nuestro dialecto no solo se usa para señalar lo anterior, sino que también en Cabimas y alrededores se le endilga de esta manera a algún alimento hecho con harina que quede o se ponga duro en un tiempo corto después de hacerlo, sobre todo la arepa y las empanadas. Es una comparación a la dureza de lo que menciona. Su uso actualmente no es tan recurrente como en épocas anteriores. “A Yuli le quedaron rejuas las arepas” “Esas empanadas que venden en la esquina están rejuas”  

sábado, 24 de mayo de 2014

Espernancá

Esta palabra ya poco usada en nuestro dialecto y con la misma grafía de espenancar, que tiene significado diferente, nada tiene que ver con golpear, que es lo que quiere decir lo anterior, sino con dejar abierto algo. Es de origen castizo, de la región española de León, donde significa abrirse de pierna. Acá esta connotación puntual  llegó a través de los gallegos de manera generalizada, ya que para ellos la misma es tener abierta cualquier parte corporal. Nuestro dialecto le agregó el que no solo se limitara al cuerpo sino que también se usara para objetos que se encuentren de esta manera. Por ser asimilada y de raíces españolas se usa también en otras regiones del país y del continente pero en las connotaciones originales y no en la autóctona.  “Allá tenéis a María espernancá en la cama”  “Siempre dejáis la puerta espernancá”

jueves, 22 de mayo de 2014

A planchar oreja

Esta expresión es ya de poco uso en la capital pero si en otras zonas como Santa Cruz de Mara y el municipio del mismo nombre, con la misma no se hace alusión al hecho de hacer literalmente con este órgano lo que se menciona, sino a la acción de dormir y esto tiene su raíz en el hecho que se usaba primeramente para indicar una posición adoptada en la cama en la cual se dormía de lado, cosa que hacía que el peso de la cabeza descansara sobre la oreja. No es autóctona, fue traída por los españoles. “Me voy a planchar oreja porque mañana debo levantarme temprano” 

miércoles, 21 de mayo de 2014

Neurasténico (a)

Esta palabra era muy común en nuestro dialecto hace algunos años, todavía se escucha pero con menos frecuencia y el significado de la misma para nosotros nada tiene que ver con el que se le atribuye en el campo médico, ya que para nosotros una persona con esta característica es aquella que sufre cambios constantes de actitud, genio o humor o que se inventa enfermedades que no posee, mientras que clínicamente es  un trastorno funcional afectivo atribuido a debilidad del sistema nervioso.  La palabra no es autóctona fue traída por los españoles a nuestra tierra con el significado principal de mal genioso.  “Mi tia es neurasténica hoy le gusta una vaina y mañana no”

lunes, 19 de mayo de 2014

Icos

Esta palabra ya no se escucha en el significado que se le daba en nuestro dialecto hace algunas décadas, en ese entonces se señalaba de esta forma a los mecates que se usan para colgar las hamacas o chinchorros y se les nombraba así dado que los fabricantes mayoritarios de este tipo de objeto tenían ese nombre. Raramente se usaba en singular. Actualmente se escucha como terminación del diminutivo del diminutivo de algunas palabras, costumbre frecuente en nuestro dialecto. “Pasáme los icos que están encima de la cama” “Me quedó solo un poquitico de torta”

domingo, 18 de mayo de 2014

Estroncao

Esta palabra ya poco se escucha en nuestro dialecto, aunque antes  era común y a pesar de ser asimilada su significado es algo diferente al original. La trajeron los gaditanos quienes con esta identificaban al hecho de quedarse dormido profundamente o como se diría popularmente como un tronco. Acá se usa para señalar el cansancio extremo en el cual alguien se encuentra tras una labor pesada o continuada. “Estoy estroncao de ese viaje tan largo” 

Morroca

Con este nombre en nuestro dialecto en la región de Villa del Rosario y Perijá se conoce a la icotea, quien fue y aún se mantiene preparada en arroz como uno de los platos típicos del lugar, por lo que la cría de ellas es común. Esta tiene sus raíces en la época colonial producto de lo común de estas en la zona y aunque ha ido mermando se mantiene artesanalmente. Debe el llamarla de esta manera a una deformación de la palabra morrocoya, que era usada por algunos pobladores en épocas anteriores. También se le llama en esa región de esa manera a la vulva femenina. “ Me comí a que Leila un arroz de morroca que me dejó pipo”

Acidito

 Este nombre es muy popular en nuestro dialecto en el área culinaria, ya que con este se señala a los pastelitos y empanadas que son tradicionales en nuestra región y que generalmente son hechos por fábricas que los distribuyen en puestos de venta de comida de este tipo o son comercializados por vendedores en las calles. Se le llama así por el sabor agrio que tienen. Es de nueva data y aunque originalmente se le llamó así solo a los de bajo precio que se vendían ambulantemente ahora se le llama de esta manera a los de mala calidad o sabor. “Me comí ayer unos aciditos en el estadio”

viernes, 16 de mayo de 2014

¡Lleváme pa´ tu casa!

Esta expresión tan folclórica y popular es muy común en nuestro dialecto en el transporte de pasajeros y más precisamente en los buses. La misma es un reclamo o disgusto ante la distancia en la cual es dejado el pasajero en relación al sitio indicado por este. Dado que estos vehículos viven con exceso de pasajeros en hora pico y con los equipos de sonido a todo volumen es recurrente que el chofer no escuché el llamado del pasajero quien debe gritar o golpear el mismo para ser notado por este, sumado el hecho que no existen paradas demarcadas y estos lo hacen en cualquier lugar. La expresión es una alegoría y casi siempre va acompañada de algún insulto. “Desgraciado no pareis, lleváme pa´tu casa”

jueves, 15 de mayo de 2014

Cruz Roja

Esta palabra señala a un grupo humanitario creado a mediados de 1800 con la misión filantrópica de auxiliar personas que lo necesitasen transformándose con los años en el más grande y efectivo en estos menesteres, teniendo como símbolo una cruz de ese color. Sin embargo en nuestro dialecto también se usa el término para identificar a los pequeños armarios colocados en la pared donde se guardan los medicamentos de primeros auxilios y posteriormente a los botiquines donde están estos. La razón de esto es que los mismos son identificados con una cruz roja. Esta palabra era de uso frecuente no solo en la región y con los años se ha ido perdiendo ya que la costumbre de colocar estos en un mueble especifico también ha desaparecido.  “Tráeme el alcohol que está en la cruz roja” 

Tripocho (a)

Esta palabra es de nueva data en nuestro dialecto y asimilada, aunque el uso que se le da no está asociado con el de niño que es el usado en España. Se usa para señalar algo que tenga 3 partes, o  3 cosas similares y también como una forma  exagerada de expresar que algo es muy grande o grueso. Tiene su génesis en la América post colombina, lugar donde se impusieron palabras derivadas de la castiza mellizo para señalar partos múltiples, razón por la cual su significado literal es 3 niños o niñas. Pero acá rara vez es usada de esa manera y aunque no es una palabra de uso muy popular ha venido  ganando espacio en el habla actual en nuestra región.  “Me comí una hamburguesa tripocha en las pulgas” “Esa novia de tu hermano es tripocha”

miércoles, 14 de mayo de 2014

Tener paticas en la espalda

Esta es una expresión que ya se escucha poco en nuestro dialecto pero que nuestras abuelas usaban a menudo hace años, con la misma no se señala alguna anomalía corporal sino el hecho que una persona sea hiperkinetica o hiperactiva, que le cuesta estar sentada o acostada, también se le aplicaba a la persona que era muy callejera.  Es una alegoría a un insecto muy común en nuestras casas, la araña, y a la creencia que sus patas se encuentran en ese sector del cuerpo de las mismas. “Ese coñito como que tiene paticas en la espalda porque no se queda tranquilo”

martes, 13 de mayo de 2014

Cazabuchito

Esta palabra ya es raro escucharla en nuestro dialecto  y es oriunda de la costa oriental, principalmente de Cabimas. Fue popular en la época del boom petrolero que trajo a nuestras tierras un contingente de extranjeros de varias nacionalidades entre las que se cuenta, norteamericanos, ingleses, holandeses, trinitarios, haitianos, jamaiquinos, filipinos, etc., a quienes bautizaron con el apelativo de buchitos y la palabra que hago mención era utilizada para señalar a las jóvenes pagadas que esperaban que estos llegaran del lago para prestarles no solo servicios sexuales sino también de acompañamiento.  Estas eran contratadas por personas que igualmente estaban dentro de la empresa y realizaban las tareas de chulos o proxenetas. Cuando se diversificaron los cargos importantes y estos también eran ocupados por venezolanos, estas le prestaban igualmente el servicio a ellos.  “Minerva está trabajando de cazabuchitos” “Mi jefe gringo no pela una cazabuchitos”

viernes, 9 de mayo de 2014

¡Qué decente!

Esta expresión es de vieja data y era muy popular y usada en nuestro dialecto, aun se escucha pero con menos frecuencia. La misma no tiene significado y su sentido generalmente es de reproche ante una acción, palabra o hecho que es contrario, según el interlocutor, a lo que debe ser. Igualmente se usa como contrasentido a algo bueno. Estuvo de moda hace años dado que en algunos programas de televisión humorísticos los personajes la usaban. Últimamente se usa más la expresión ¡Estáis decente! con significado casi similar.   ¡Qué decente! Te fuiste pa´ la playa sin avisarme. 

jueves, 8 de mayo de 2014

Uyuyui

Esta curiosa palabra fue muy popular en nuestro dialecto en los años 70 y 80 y su uso fue decreciendo con los años. Con la misma se le llamaba a alguna persona considerada fea o muy poco agraciada físicamente, también en algunos sectores a las que tenían color de piel negra. En ambos casos tenia de cierta manera características despectivas. Fue tomada de la famosa y popular serie de televisión de los 70, Monstruos del Espacio, donde estos eran series maléficos súbditos de Rodax quienes eran delgados y negros y no poseían rostro. Y aunque no eran feos la comparación viene dada con los monstruos que aparecían en esa serie. Ya es raro escucharla. “Estáis enredao con la uyuyui de la esquina”  “Minerva se casó con un uyuyui guaro”

sábado, 3 de mayo de 2014

Doblete

Esta palabra es usada en el entorno beisbolero para señalar que un bateador ha alcanzado 2 bases, también como sinónimo de haber hecho algo dos veces, en nuestro dialecto ha estado de moda últimamente en el argot de los choferes de transporte público, quienes señalan de esta manera el cobro abusivo de doble pasaje en una ruta en la cual el pasajero solo debe pagar uno. Para los taxistas es tomar un pasajero en el lugar donde ha dejado otro. También es usado por algunos para alardear o mentir acerca de haber estado con dos mujeres o haber eyaculado dos veces seguidas con una. “Hoy batí record, hice como 20 dobletes en la mañana”

Se te o se le murieron los enanitos

Esta curiosa expresión estuvo de moda hace algunos años y con la misma se señalaba a alguien que tenía mal olor de sudor.  Nuestro dialecto la asimiló de una exitosa campaña publicitaria de un desodorante de barrita donde la protagonista era la bella durmiente y los enanitos eran quienes protegían la piel de mal olor producido por el sudor. De allí nace la alegoría de que si se tenía este era porque los enanitos se habían muerto.  Su uso fue efímero y aunque la palabra todavía es raramente escuchada está en desuso.  “Mijo se te murieron los enanitos, estáis puro mapurite” “A Lalo se le murieron los enanitos” 

viernes, 2 de mayo de 2014

Malparición

Esta palabra es de nueva data en nuestro dialecto y se ha hecho muy popular y usada, como exclamación de sorpresa y como muletilla, no tiene un significado específico y es considerada por muchos malsonante, soez y vulgar. Tiene su raíz en la mezcla de las palabras maldición y malpario, la primera con características similares a esta y la segunda ofensiva. Sin embargo el uso de esta palabra no es ofensivo ni puede considerarse un eufemismo. “Malparición, se me vació un caucho” “¡Malparición! Hasta cuando vais a parir. 

miércoles, 30 de abril de 2014

Tuyuyo

Esta palabra indica en nuestro país un abultamiento o prominencia en alguna parte del cuerpo de humanos o animales, también un mareo o debilidad repentina que muchas veces puede provocar desmayos o caídas, en  nuestro dialecto además es usado en la zona de Machiques , Perijá y alrededores para identificar cañuelos de maíz que sirven como acompañante en las comidas o como plato al que se le unta o rellena algo. “Tengo un tuyuyo en la frente” “Me dio un tuyuyo y casi me caigo” “Me comí 4 tuyuyos con chorizo y queso”


Saltar cercas

Esta palabra se ha ido haciendo popular en los años recientes, aunque su significado literal es la acción de sobrepasar de alguna manera algo cercado, en nuestro dialecto se usa igualmente en un sentido figurado para indicar la acción de buscarse una pareja ocasional para el momento, generalmente con la intención de mantener relaciones sexuales con ella. Deriva del continuo uso que se hace de esta figura en tiras cómicas e historietas. “Voy a tener que saltar cercas porque ya me llaman lechoza verde” “Nurys anda saltando cercas lo fines de semana”

Cebollero (a)

Esta palabra que se usa para señalar al que vende cebollas, en nuestro dialecto se le ha dado otros usos asociados, como por ejemplo darle ese nombre al que las cosecha, razón por la cual se usó con una carga algo despectiva por mucho tiempo para señalar a los habitantes del sector el bajo del pueblo de San Francisco, ya que entre sus actividades cotidianas estaba la siembra de cebollas en rama en barbacoas. Posteriormente también se les llamó a  los habitantes del pueblo. Con el tiempo y el crecimiento del poblado hasta fundirse con la ciudad la palabra perdió gran fuerza de su carga despectiva y actualmente es poco usada.  “El cebollero de Efraín nos dejó embarcaos anoche” “Mañana jugamos pelota contra los cebolleros”

Maraferia

Esta palabra es otra que está en desuso y que estuvo de moda hace algunos años en la ciudad de Maracaibo. Con la misma se señalaba a los parques de atracciones mecánicas que eran comunes en ella en determinadas épocas del año y en diferentes sectores. Se les llamaba así ya que por algunos años el sector donde se encontraban estos en la feria de la chinita, en el improvisado parque ferial urbano donde se realizaban, le pusieron este nombre que es una palabra compuesta entre Maracaibo y Feria. “Voy para el maraferia que pusieron en el terreno del estadio” 

La mayera

Esta palabra no identifica algún apodo, la misma está casi en desuso en su connotación original en nuestro dialecto,  por lo que es raro escucharla. Con la misma se llamaba a las diarreas comunes que solían presentarse en el mes de mayo en nuestra ciudad y región, producidas estas por la proliferación de moscas y las primeras lluvias, dado que la capacidad sanitaria en ese entonces era limitada. Con el paso de los años y la modernización de la salud este mal fue desapareciendo.  “Me agarró la mayera y no pude ir a trabajar”