viernes, 29 de mayo de 2015

Pegar seis

Esta palabra también se escucha en otras regiones con la misma connotación la cual es sinónimo de acertar o lograr algún objetivo en el cual muchas veces está presente la suerte, aunque también se usa como contrasentido en cuyo caso significa contrariedad ante una situación imprevista. Tiene su génesis en el argot hípico y en el famoso y autóctono juego llamado 5 y 6, donde acertar ese número de caballos ganadores genera el pago del dinero asignado para lo mismo. “Pegué seis, conseguí trabajo en PDVSA” “Ahora si pegué seis, la suegra se mudará con nosotros un tiempo”

Retragao

Esta palabra ya es de poco uso en nuestro dialecto pero era muy común hasta hace algunos años, sobre todo por  jóvenes y niños en los juegos o deportes. La misma no tiene nada que ver con enamorado que es la connotación que se le da en el vecino país. Para nosotros la palabra es sinónimo de ventaja tanto física como potencial. Algunos aseguran que es un contrasentido de retrógrado, pero es herencia de marinos portugueses para quienes la palabra significa atraso. “Me lleváis retragao con ese equipo”  “Memín lleva retragao a Luis en la carerra”

Mandurriar

Esta palabra ya se escucha poco en nuestro dialecto en la capital pero sigue siendo común en la zona de Machiques y alrededores, con la misma se señala el hecho de tomar todo lo que hay y llevárselo, beberselo o comérselo. La palabra tiene su raíz en el argot barallete de los marinos gallegos de la provincia de Oreste, quienes la trajeron hasta acá, el mismo es una forma particular de comunicarse entre ellos sustituyendo palabras por otras sin ninguna conexión  para que los oyentes ajenos al oficio no sepan lo que se está hablando.  Quizás esta es la razón por la cual la mencionada palabra en nuestro dialecto  tomó un significado literal de la misma ya que para quienes lo trajeron significaba mandar y a su vez esto era obedecer y acá pasó a ser sinónimo de tomar ya que entre los significados autóctonos de del verbo mandar está el de ser sinónimo de comer o beber algo. “Llegó el chino y se mandurrió la sopa que quedaba” “El pendejo ese se mndurrió las bolsas que tenía para la basura” 

martes, 19 de mayo de 2015

Catatumbear

Esta palabra solo se escucha en la región de Perijá sobre todo en las poblaciones aledañas al rio Catatumbo aunque también es posible oírla en otras más alejadas.  Con la misma se señala al hecho de que alguien o algún grupo de personas vayan de un lugar a otro sin rumbo determinado o sin algún plan establecido. Tiene su raíz en la comparación que se hace con el pescador o comerciante que recorre el rio mencionado para ejercer su labor pero que no tiene ruta o lugar frecuente donde ejercerla. “Salvino se fue catatumbeando para Maracaibo a ver que consigue”   

Galillera

Esta palabra ya poco se escucha en nuestro dialecto, con la misma se señala la sensación de nauseas que se produce por el exceso de comer algo dulce. Fue sustituida por la palabra empalagar que era más castellana y menos andaluza.  Tiene su raíz en el hecho que se le dice galillo a la campanilla del velo del paladar o úvula y el tacto en esta produce la sensación antes descrita, razón por la cual cuando queremos vomitar introducimos el dedo en la boca y la tocamos. Galillo tiene raíces marineras ya que proviene de agallas. “Me jarté una paila de arroz con leche y me dio galillera”

Echáme una de vaquero

Esta expresión sigue siendo popular en nuestro dialecto y es de vieja data. La misma es una refutación al interlocutor de lo que este dice, o sea una duda sobre la veracidad de lo expresado. Por ejemplo ante algo como “Mi tío pegó un triple pero no quiso cobrarlo” la respuesta para decirle que eso es mentira sería al expresión de la que hablamos.  Tiene su génesis en la popularidad de las novelas del oeste norteamericano llamadas “vaqueras” en las cuales el argumento eran historias con un alto contenido de acciones extravagantes que rayaban en lo fantasioso. Marcial Lafuente Estefanía era el más leído.  

Ir de rolin

Esta expresión era común hace algunos años aunque ahora su uso no es tan frecuente, la misma nace en el entorno beisbolero donde se le dice de esta manera a la bola que es bateada y rueda al ras del césped o tierra, por lo que en nuestro dialecto es sinónimo de rodar o más específicamente de caerse y golpearse con el suelo, pero también era usada para señalar el hecho de viajar por tierra o carretera de un lugar a otro y rara vez incluso se asociaba al hecho de ir caminando. “Ayer me fui de rolin por las escaleras y me rompí una pierna” “Nos fuimos de rolin para Caracas”  

martes, 21 de abril de 2015

Un verde

Por alguna razón desconocida esta palabra en nuestro dialecto no se utiliza para señalar este color. Se le dice de esta manera al coagulo subcutáneo que se forma en la piel producto de algún golpe o contusión y lo curioso del caso es que este es de color morado o violeta y cuando es bajo la uña se ve negruzco. En otras partes se le dice moretones que sería lo correcto dado el color, pero nosotros haciendo gala de un daltonismo extraño le decimos como antes se menciona. “Se me hizo un verde en el dedo por el martillazo que me di” 

El catirito

Esta palabra ya no se escucha pero fue muy popular entre las décadas del 50 y 70. Con la misma se señalaba en nuestro dialecto a la persona que era muy hábil o que siempre ganaba en algún juego, era sinónimo de excelencia y esto no tenía que ver con el color de su piel, aunque la misma se origina producto de la avalancha de series y películas gringas que invadieron nuestros televisores y cines en la que ellos siempre resultaban ganadores y lógicamente eran catires, por condiciones dialectales se le decía en diminutivo sin que eso significara ser más pequeño. “Adolfredo es el catirito de los bateadores” 

Cimbrao

Esta palabra nada tiene que ver con algún paso de baile como lo define el diccionario de la Real Academia ni es una deformación de sembrao, en nuestro dialecto se usa para señalar que algo ha quedado enterrado firmemente o en una forma alegórica que alguien ha quedado paralizado al enterarse de algo inesperado. Tiene su raíz en la connotación marina de la palabra cimbra, que identifica a la curvatura que se obliga a tomar  a una tabla para clavarla en el forro del casco. Es de vieja data y ya se escucha muy poco.  “Esa mata de mamón quedó cimbrá”  “Chucho quedó cimbrao cuando la novia le dijo que estaba preñá de otro”

Toriar

Esta palabra cuyo significado es traído de España y es lidiar toros, también lo usamos en nuestro dialecto como sinónimo de esquivar porque es la acción que hace el torero para no ser corneado por el toro, sin embargo en el argot de los carros de tráfico o por puesto,  este se usa como forma o manera de señalar la acción de adelantar a otro para tomar el pasajero que lo espera o sea robárselo. También en menor proporción se usa para señalar el hecho de esconderse de alguien o burlarlo o enfrentar con argucia algún asunto difícil. “Si no toreo el bus me estrello con él” “Dejá de toriarme los pasajeros o vamos a tener una culebra”

De cacho

Esta palabra tiene cierto aire irónico dado su significado. Se usa en nuestro dialecto como una forma de señalar a algún familiar lejano o desconocido que se posee o en su defecto a alguna persona que sin tener vínculos consanguíneos con nosotros es como parte de nuestro entorno familiar. Un cacho es una infidelidad y esta produce descendencias que se ocultan para no ser descubierto el infractor y de allí deriva esta forma de señalar lo antes expuesto, aunque las mismas no sean producto de esto. “Nosotros somos hermanos de cacho” “Tengo un primo de cacho por oriente”  

Galemaraña


Esta palabra es de novísima data y tiene de cierta manera un sentido despectivo, con la misma se señala al C.C Galerias ubicado en la Limpia el cual fue muy famoso por su pista de hielo. Muchos le han rebautizado así ya que en el lugar existen decenas de pequeños negocios donde venden accesorios para celulares y reparan estos, pero igualmente algunos clonan, liberan desbloquean y hacen otro tipo de trabajos considerados ilegales e igualmente compran y venden artefactos robados. “Voy para galemaraña a ver si consigo un celular”

Virotera

Esta palabra es de uso común en la región de Machiques y alrededores, con la misma se señala a la hormiga grande y negra común en los jardines,  también se le llama en esa regíon traca traca y esto se debe a que posee un par de mandíbulas que abre completamente a 180 grados, las cuales cierra con gran velocidad, si se es de oído fino se puede oír el ruido del cierre como un tenue golpe, es muy agresiva, ataca con mucha fiereza, su mordedura es muy dolorosa y deja un tumor eruptivo del tamaño de una moneda pequeña. En otras partes del estado se le dice Bachaco negro, en el oriente se le llama hormiga cumanagota y en el centro hormigón. “Tené cuidado muchacho que no te muerda una virotera porque te hace ver al diablo”

Libraco

Esta palabra fue traída por los españoles al continente y con ella señalaban despectivamente a un libro que consideraban malo o despreciable en su contenido y veces también en su estructura, sin embargo en nuestro dialecto perdió ese carácter y no se usa con el mismo significado, ya que con esto señalamos acá un libro que posee muchas páginas, o cuyo tamaño es mayor que el normal.  “Me mandaron a leer el libraco ese de Don Quijote de la Mancha”

jueves, 5 de febrero de 2015

Encuñunizao

Esta palabra es de novísima data en nuestro dialecto y aun su uso es limitado, es ejemplo de la inventiva y la jocosidad en las expresiones que asume el nacido en estas tierras. Tiene su génesis en la reciente epidemia de chicunguña padecida en el país en el 2014, la cual produce entre otros síntomas inflamación y dolores en las articulaciones que se extienden incluido por meses, por lo que la palabra que hago mención ha sido adoptada para señalar que aún se padecen los efectos de la enfermedad, aunque también se usa cuando se padecen  dolores articulares producidos por cansancio, maltrato u otra enfermedad. “No puedo ir pal juego porque ando encuñunizao” “


Panaquito

Ya esta palabra no se escucha en nuestro dialecto, su uso no fue muy extendido y era más común en la zona que hoy forman los estados llaneros, la misma es un sinónimo de pequeño y era muy usada para señalar a los niños d época edad o pequeña estatura, sin que esto no signifique que también a  objetos con esas características se le dijera así. Fue traída por los andaluces quienes llamaban al pan de pequeño tamaño panaco y cambiada de cierta manera en nuestra región. “Ese hijo tuyo es panaquito” “Pasáme ese panaquito de tela”

miércoles, 28 de enero de 2015

La guevoná de Bracho

Esta expresión ya poco se escucha en nuestro dialecto aunque hace unas décadas atrás era muy popular, con la misma se señala alguna acción rara, extraña o fuera de lo común que ejecuta alguien, en la mayoría de las ocasiones tiene sentido recriminatorio. Algunos consideran esta soez porque creen que hace mención del pene, pero nada tiene que ver con esto ya que la palabra guevoná en nuestra región significa algo o alguna cosa. La Expresión nace del entorno beisbolero y quien la genera es el más famoso pitcher de nuestra región, El Carrao Bracho, quien hizo popular su bola o lanzamiento de tenedor, el cual hacia un movimiento extraño que confundía a los bateadores, de allí nace el símil con la misma. “Dejáte esa guevoná de Bracho de estar echándole los perros a tu vecina”


lunes, 26 de enero de 2015

Empaltolao

Con esta palabra se señala en nuestro dialecto a la persona que usa la prenda de vestir llamada paltó, también se le endilga peyorativamente a alguien que posea dinero o burlonamente a quien no lo posee y se jacta de tenerlo. Pero también este es el nombre de una delicia gastronómica regional que se prepara con bocachico, Ají dulce, Cebollín Pimentón rojo y pimentón verde, Cebolla, Ajo porro, Célery, Plátano verde y Hojas de plátano. Se prepara rellenado el pescado con las verduras antes nombradas, envolviéndolo con una capa de plátano verde rallado el cual forma una masa y finalmente se envuelve en hojas de plátano y se mete al horno. “Luis llegó empaltolao” “Carmina se empaltoló con ese triple que se ganó” “Memo se tira de empaltolao y no tienen ni donde caerse muerto” “El domingo vamos a hacer empaltolaos para el almuerzo”  

Piraguera

Con esta palabra en masculino o femenino se señala al que gobierna una piragua o en su defecto a quien las vende, sin embargo en nuestro dialecto esta también identifica un plato muy común en la mesa del maracucho como lo es la ensalada en rodajas con cama de lechuga y aderezada con mayonesa. Se sirve generalmente como acompañante. La misma tiene como ingredientes además de la lechuga, papa, remolacha, huevo y zanahoria, todo esto  cocinados y en algunos casos tomate y cebolla, colocados en capas en el orden nombrado y aderezada con mayonesa en cada capa. Debe su nombre según algunos gastrónomos al hecho que esos ingredientes llegaban a la ciudad a través del puerto en las piraguas, pero otros aseveran que se debe a que era la que preparaban como comida en las piraguas sin la mayonesa y que esta se le agregó al pasar a la mesa citadina. A pesar que el nombre sigue usándose entre chef y cocineros en el habla popular ya es raro escucharlo. “Me voy a comer una piraguera con bocachico en Santa Rosa”

Bollito pelón

Esta palabra identifica  a un plato típico zuliano de muy fácil preparación ya que el mismo es una bola de masa de maíz que se rellena con un guiso preparado de carne molida o pollo y se pasa por agua hervida, hasta que estos flotan, luego se sacan y sirven bañados con guiso de vegetales. Debe el adjetivo de pelones al hecho que los mismos no se encuentran envueltos en algún tipo de hojas. Existen diatribas en cuanto a la autoctonía del plato ya que el mismo tiene raíces indígenas, posiblemente de los caribes, quienes poblaron una gran extensión de territorio y los españoles alteraron posiblemente el relleno del mismo. “Voy a comer bollitos pelones a que mi abuela”  

martes, 20 de enero de 2015

Cera

Esta palabra identifica a la sustancia blanda y sólida que segregan las abejas y otros insectos  con la cual hacen los panales y también tiene otras connotaciones más modernas como es llamar de esa forma a la sustancia con que se depila, a la parafina de las velas o a la que se usa para pulir el piso, en nuestro dialecto además de usar esas también utilizamos la palabra para señalar a la calzada, en otrora los enlosaos que se construyen destinada para el tránsito de las personas. El nombre correcto es acera pero fonéticamente le quitamos la a.  Es una palabra de relativa nueva data. “Mijo montáte en la cera que te puede matar un carro”

Vais a echar un piso

Esta es una expresión muy común en nuestro dialecto, la misma es un contrasentido ya que se usa para decirle a alguien, generalmente con sentido jocoso,  que va muy bien vestido o de manera muy formal, tomando como ejemplo el hecho que para hacer lo mencionado, o sea echar un piso, la ropa que se usa es de trabajo. “Mijo como que  vais a echar un piso en casa de tu novia”

Camarón

Esta palabra define el nombre de un molusco muy común en nuestras costas, de cierta forma cotizado y parte de la dieta costera. Nuestro dialecto lo tomó como apodo para señalar a las personas muy blancas cuyo color de piel es parecido al de este animal. Igualmente se le llama de esta manera al sueño corto o siesta que se hace en cualquier momento y esto no tiene nada que ver con las características del animal nombrado sino que es producto de la homofonía de la palabra inglesa “I come around” que significa ya vuelvo y que era usada por los capataces gringos de la explotación petrolera para excusarse de la ausencia que tendrían al dormir un rato  escondidas. Solo el apodo no es usado también en otras regiones.  “Llamá a camarón para que juguemos bolas criollas” “Vamos a hacer arroz con camarones” “Voy a echar un camarón”

Desperdigarse

Esta palabra es asimilada, fue traída por los españoles y usada con el mismo significado dado por ellos que era desordenarse, o esparcirse pero también nuestro dialecto le agregó  el de perderse o extraviarse algo o alguien. En algunos medios cultos se consideró que era una palabra mal dicha. Actualmente es raro escucharla en ninguno de los significados nombrados. “Se me desperdigaron las metras” “Jafé se desperdigó cuando se enteró que su novia estaba preñá”


Tabaco Playa

Esta palabra es la de una marca de tabaco popular en las décadas del 70, 80 y parte del 90, ya que por su bajo costo era muy vendido y usado por quienes practicaban diferentes ritos donde se hace uso del mismo, como espiritismo, brujería y otros, razón por la cual fue catalogado por muchos como de baja calidad, lo que produjo que se llamara así en nuestro dialecto a cualquier tabaco o cigarrillo, sin importar la marca,  que poseyera esta condición de categoría.  Ya es raro escucharla. “Esos cigarros que fumáis son tabaco playa”

Polvera

Esta palabra cuyo uso genérico señala al recipiente donde se coloca el talco o los polvos que suelen aplicarse de diferentes formas, tiene en nuestro dialecto, además del anterior nombrado, otro significado con características jocosas que algunos consideran soez, ya que se le dice de esta manera al colchón, generalmente de tamaño matrimonial, o a la cama, derivado esto a que existe una forma de llamar al hecho de tener sexo la cual es echar un polvo.  “Me compré una polvera ortopédica”

Temperar

Esta palabra ya poco se escucha en nuestro dialecto, es asimilada y con la misma se señala el hecho que alguna persona vaya al campo o el monte como generalmente se le dice al primero, o tome algunas vacaciones en algún lado. Deriva del hecho que al hacer eso en muchas ocasiones al lugar donde va cambia de temperatura en relación al que está. Se escucha en otras regiones. “Mi abuelo se iba a temperar para gochilandia”

domingo, 11 de enero de 2015

Faldisquera

Esta palabra ya se escucha poco  en nuestro dialecto, fue traída por los españoles provenientes de la región de Extremadura en Castilla, y usada sobre todo por los costureros y sastres, quienes le cambiaron el significado original al llamar de esta manera a los bolsillos de los vestidos y faldas y posteriormente generalizarlos a todos sin importar el sexo de la prenda de vestir.  La palabra original es Falquitrera, proviene del sefardí, y con ella se señalaba a una bolsa plana de forma rectangular que formaba parte de la indumentaria tradicional femenina y le servía para guardar monedas, botones, corchetes, papeles y todo tipo de pequeños objetos que se encontraran por la casa. “Los pantalones que mandé a hacer tienen dos faldisqueras”

Hachifuga

Con este nombre se le conoce en nuestro dialecto a un modelo del entretenimiento llamado petaca o volantín en estos lares y papagayo y otros nombres en otras regiones. A diferencia de la tradicional esta se hace con una armazón en forma de H, de allí deriva su nombre, una varilla en el centro de la parte superior y otra en forma de arco en el extremo donde va  el papel dentado que con el viento provoca sonido y de allí el nombre de fuga. Eran comunes hace algunos años, aunque ahora se ven muy poco. “Mi papá me hizo una hachifuga que vuela altisiiimo” 

sábado, 10 de enero de 2015

Buche

Esta palabra que señala a una bolsa membranosa que forma parte del sistema digestivo de algunos animales, en nuestro dialecto no es sinónimo de estómago como en muchas partes, incluida España se usa, tampoco tiene que ver con una especie de cactus llamada melón en el estado Lara y Falcón y con el que preparan un dulce que lleva el nombre de buche. Para nosotros la palabra está asociado con garganta o cuello, razón por la cual el buchón es nuestra ave regional y se debe casualmente a ella esta asociación y uso de la misma con estas características. También se le dice así al hecho de hacer gárgaras con algún líquido. Es de uso común y de vieja data. “Hacéte unos buches de agua con sal para la gripe” “Me di un carajazo en el buche que quedé sin respiración”

Chaguaquita

Esta peculiar palabra se escucha en nuestro dialecto comúnmente en la ciudad de los Puertos de Alatagracia, Quisiro y zonas aledañas e incluso en la Costa Oriental del lago. Con la misma se señala a las mollejitas de los pollos, gallinas y aves. Según algunos viejos pobladores la razón por la cual se les nombra así es por el parecido de estas a una guacharaca volando, existe también la posibilidad que la misma tenga raíces indígenas. “Mi abuela hace unas chaguaquitas en coco mundiales”

Vivir del cuento y la melodía

Esta expresión, aún muy popular en nuestro dialecto, se ha transformado en un adagio popular, en el que se señala que la persona vive ilusionada o no hace nada para cambiar su situación y por ende que le gusta todo fácil o regalado, incluso que vive a expensas de otros. Tiene su génesis en la equivocada idea que el artista tiene esas condiciones ya que con la misma se señala al escritor y al músico, por lo tanto es discriminatorio, aunque  ese no sea el sentido con el que se usa. Es de vieja data. “Ese primo tuyo vive del cuento y la melodía porque ningún trabajo le gusta” “Dejá de vivir del cuento y la melodía y buscáte que hacer”

domingo, 4 de enero de 2015

Oler a caldo de pescao

Esta expresión popular que en otras partes significa mal olor en nuestro dialecto es completamente lo contrario ya que se usa metafóricamente para expresar que alguien o algo huele agradablemente o que está muy oloroso.  Al ser un estado costero el pescado ha sido por generaciones un alimento común en la mesa y la sopa de este, que impregna la cocina y la casa con su aroma igualmente.  “Rosa huele a caldo de pescao” 

sábado, 3 de enero de 2015

Recao

Aunque el uso de esta palabra fue y ha sido común mayormente en la Provincia de Maracaibo o en los estados que hoy disgregada esta han quedado conformados, la misma no es autóctona y es asimilada al dialecto, ya que es castiza y traída por los españoles en las connotaciones conocidas y particulares utilizadas acá, como son la de  llevar o recibir algún mensaje, encargo o encomienda. Todavía es de uso común aunque es menos popular que en otrora. “Abuela te mandó un recao” “Voy q hacer varios recaos en el centro”

jueves, 1 de enero de 2015

Gollete

Esta palabra que se usaba corrientemente antes en nuestro dialecto es asimilada, de origen castizo y con la misma se señala el cuello o la parte final de este tanto de humanos como de vasijas o botellas. También en forma subjetiva el hecho de estar cansados o hartos de una situación. En España, de donde vino, se usaba como comodín para señalar las cosas o acciones que se desconocía el nombre y en el sur del continente es algo sin sentido. Se escucha todavía en su forma subjetiva en el sector de “el bajo”. También la escriben con “Y” en lugar de “LL” “Se me cayó la botella y se le rompió el gollete” “Me tenéis hasta el gollete con ese tiquititaqui”

martes, 30 de diciembre de 2014

Esperma

Esta palabra que actualmente identifica al semen tanto humano como animal, en otras épocas identificaba a las velas o al residuo de estas, tal vez porque estas se hacían de la sustancia grasa del cerebro de los cachalotes o ballenas  y en las grasas vascularizadas de ellas y a esta grasa se le llama así. Razón por la cual se le llamaron de esta manera hasta hace poco cuando comenzaron a ser fabricada de ceras y parafina, sin embargo el mismo ha permanecido inalterado en la región de Machiques y alrededores. Fue traída por los canarios. “Vendéme 2 espermas blancas” 

Caballo

Esta palabra que identifica al animal mamífero cuadrúpedo que ha servido para grandes gestas al hombre, en nuestro dialecto también tiene  una connotación particular en la cual se le adjetiva de esta manera a cualquier persona tomando en cuenta su grado de disposición y dadivosidad a servir o no a otros. De esta manera se considera bueno a quien brinda o regala cosas y malo al que no lo hace. Deriva del argot hípico, entretenimiento de gran arraigo en nuestra tierra y país. Es de uso común y también se escucha en otras regiones. “Ese primo tuyo es buen caballo, brindó la cena a todos” “¡Que molleja de caballo sois! Nomás que ponéis la boca”

lunes, 29 de diciembre de 2014

Entabardillao

Esta palabra en la capital zuliana significa tener una insolación, pero en nuestro dialecto también se usa en la zona de Perijá con otra connotación distinta, la cual es  estar en estado de rigidez, poca flexibilidad, y en ocasiones mezclado  esto con dolor, producto del ejercicio extremo o alguna enfermedad que no es el tifus, con el cual asocia la Real Academia la palabra ya que tabardillo es sinónimo de esta. En la región mencionada este es un árbol que crece en las laderas de la montaña o cerca de arroyos y su raíz, ramas y flores, juntas o separadas, en cocimiento se toma como agua de uso contra la inflamación de la próstata y dolor de riñones. “Amanecí entabardillao de tantas hallacas que hice”

Piragua

Esta palabra en nuestro dialecto no identifica a la embarcación estrecha y larga impulsada por remos que se usa en ríos y lagos, sino que son embarcaciones de madera de más o menos 15 mts de eslora y 4 de manga. Debajo de la cubierta tienen la bodega, donde se almacena la carga, están la sala de máquinas, la cocina y el depósito de anclas y otros enseres. Sobre cubierta, la cabina donde está el timón, espacio para pasajeros y el baño. Fueron muy populares en épocas anteriores como transporte de pasajeros y mercancías diversas entre las costas y pueblos. Las que iban al sur del lago eran la comunicación del departamento norte de Santander de Colombia con Maracaibo y viceversa. El puente y otras razones hicieron que fueran desapareciendo y solo quedan pocas con estas características navegando los pueblos del Sur del Lago. “Mi abuela viajaba desde Santa Bárbara a Maracaibo en piragua”

Floripondio (a)

Esta palabra ya es raro escucharla en nuestro dialecto pero en los años 50 y 60 era muy usada de dos maneras, una para señalar a los hombres enamorados o tuqueques como también se le dice en estos lares y otra para indicar el modo de vestir extravagante o muy llamativo, propio del movimiento sicodélico de esos tiempos.  En ambos casos su uso era despectivo y nada tiene que ver con el árbol y la flor que lleva el mismo nombre. “El pocho anda de floripondio por el barrio” “Anita anda floripondia con ese vestido”

Silletón

Esta palabra en nuestro dialecto se usa en Cabimas y zonas aledañas como superlativo de silla, en lugar de la forma que se usa en el resto del estado y otros lugares que es sillón aunque cabe destacar que son dos muebles diferentes, ya que en este caso se habla de sillas de madera, metal u otro elemento. El término no es autóctono, es la forma andaluza de señalar la silla de cualquier tamaño. Ya poco se escucha. “Mi abuela tenía un silletón mollejúo”

Tener de puchinbol

Esta expresión que contiene la deformación fonética de la palabra inglesa Puching Ball y que es el nombre dado a la pera móvil o al saco de boxeo en ese deporte, se usa en nuestro dialecto como manera de señalar que alguien molesta o siempre engaña o maltrata de alguna manera  a otra persona repetitivamente o realiza una acción donde sale perjudicado . Tiene carácter de reproche y es una alegoría al movimiento rápido y continuo del artefacto que nombre. Es de nueva data y su uso es moderado. “Ese carajo te tiene de puchinbol, solo te manda a vos” “Tengo de puchinbol al primo en el dominó”

Motilón

Esta palabra ha caído de cierta manera en desuso en nuestro dialecto, con la misma los españoles  y posteriormente los habitantes de la región, señalaban a los indígenas de la etnia barí, habitantes de la sierra de Perijá y zonas circunvecinas, dado la forma que estos acostumbran cortarse el cabello, tipo totuma como se le dice en maracucho.  Es ofensiva para ellos y también se usaba en nuestra ciudad en forma despectiva como sinónimo de bruto o de persona sin modales.  “No seáis motilón que eso no va así” “Ayer fuimos para la Sierra y no vimos ningún motilón”  

Chaplaca

Esta curiosa palabra solo se escucha en nuestro dialecto, en la región de Machiques y alrededores, nada tiene que ver con ser alcahuete, sentido que le dan los jóvenes españoles actualmente ni está asociada con esto. Es usada por los jóvenes pero de nuestra región antes mencionada para señalar el golpe que se da a otro en la oreja usando el dedo pulgar y medio de la mano. Su nombre es onomatopéyico del sonido que se produce al darlo. “El que pierda recibe un chaplaca del que quede primero”

Juan Chuchita

Esta palabra identifica en nuestro dialecto al muñeco de año nuevo que se quema para que se vayan los malos recuerdos del año viejo. Es una tradición antigua de la provincia cuando los departamentos colombianos pertenecían a ella y que solo se ha mantenido en la región de Machiques y alrededores  y en la actual costa caribeña colombiana. Cumple las funciones en ocasiones del Judas de semana santa. El relleno es der aserrín o de trapos. “Este año no voy a poner arbolito sino que voy a hacer un Juan Chuchita”

Voy y vengo

Esta frase indica la acción de ir y volver de alguien en primera persona, pero en nuestro dialecto también se usa para señalar a las puertas batientes, llamadas en otras regiones del país de vaivén, que eran populares en los bares y que también se usa actualmente en las casas en espacios como la cocina o comedor u otro lugar. El nombre se debe a la acción de estas al abrirse y cerrarse rápidamente. Es una palabra de vieja data que ya poco se usa. “Puse una voy y vengo entre el comedor y la cocina“

Macarronada

Esta palabra identifica en nuestro dialecto a uno de los platos más populares de la gastronomía maracucha y como cosa curiosa no está en el diccionario de la Real Academia.  Sus ingredientes  básicos son macarrones, guiso de carne, generalmente molida, o pollo o ambos, papas sancochadas, salsa de tomate y queso de pata, y junto a esto cualquier cosa que la imaginación local pueda agregarle, de manera tal que las hay con zanahoria, aceitunas, pasitas, alcaparras, huevo, jamón, salchicha u otro embutido, quesos de diferentes tipos, etc. etc.  Todos estos ingredientes se agregan  al macarrón bien cocinado que se  abre para crear capas y finalmente se mete al horno hasta que el queso se gratine. Esta delicia no fue traída por los italianos como muchos piensan, es inventiva local, derivada de la pasta amarilla un plato muy común de los españoles residentes en la región en el siglo XVIII que tomó su nombre cuando los italianos provenientes de Sicilia,  a finales de ese siglo trajeron la variedad de pasta que se usa actualmente. Se hizo tradicional como plato navideño local por poseer ingredientes fáciles  y económicos de conseguir y por los empleos diversos de los mismos.  El empleo de la palabra se ha generalizado y con la misma se señala cualquier pasta hecha al horno de la misma manera aunque no sean macarrones. “Abuela prepara unas macarronadas mundial Zulia” “Este año recibiremos el año nuevo con macarronada de espaguetis”

miércoles, 24 de diciembre de 2014

Espelucao

Esta palabra que es asimilada y que en nuestro dialecto se usa de varias maneras es sinónimo de despeinao y proviene del hecho de estar en esa condición la peluca, aunque es más común su uso en nuestra región para señalar el hecho que alguien salió de prisa de algún lado. Su utilización es moderada y es relativamente de nueva data. “Por allí salió freddy espelucao a buscar leche”


La tara

Esta palabra que identifica en nuestro dialecto a las mariposas es usada agregándole el pronombre “la” en Isla de Toas y con la misma se identifica a la anemia falciforme, una variedad de cierta forma común que fue llevada allí por los esclavos negros traídos de Africa y que se caracteriza por la deformación de los glóbulos rojos, y que al ser hereditaria se ha mantenido en un grupo de pobladores descendientes de ellos. Medicamente tienen hemoglobina tipo S y Los que la poseen tienen crisis dolorosas y embolias. “María se la pasaba con dolores y descubrieron que era porque tenía la tara”