jueves, 18 de octubre de 2018

Empaquitinao


Esta palabra ya es raro escucharla actualmente en nuestro dialecto y nada tiene que ver con empacar. Con la misma se señala que un hombre se encuentra bien vestido y arreglado para una ocasión. Deriva de patiquín, palabra con la que se señalaba en el dialecto, en épocas anteriores, a los hombres elegantes, educados y galantes, aunque en este caso la palabra no toma en cuenta los modales sino que se usa generalizadamente para señalar vestimenta. “Estoy empaquitinao para el matrimonio de Lucas”

domingo, 30 de septiembre de 2018

Semanero (a)


Esta palabra ya no se escucha ni usa en nuestro dialecto en el lugar que se hacía, fue muy popular hasta la década de los 80 en los colegios y liceos del Estado y en los de otras regiones, con la misma se señalaba al alumno que por el término de una semana se transformaba en el ayudante de la maestra o maestro y tenía como tarea llevar las tizas, el borrador y la carpeta de la asistencia antes de comenzar la clase y al terminar esta limpiar el pizarrón y dejar todo acomodado. En ocasiones también se le asignaban tareas extras. Se escogía generalmente por orden alfabético del apellido y aunque no generaba un extra en la puntuación académica, si se ganaba en cuanto a la comunicación con los compañeros y el maestro o profesor, además ayudaba a que los salones de clases de los planteles estuvieran ordenados. “La próxima semana me toca ser semanero”

Lambada


Este es el nombre de un baile y ritmo creado en Brasil en los años 70, fue muy popular y de cierta forma criticado por que los cuerpos danzaban muy juntos, es un derivado del carimbó y la guitarrada con influencias de la cumbia y el merengue. Sin embargo en nuestro dialecto la palabra es usada recientemente en el argot de las panaderías y sus clientes para señalar una torta redonda de pan dulce que contiene 32 porciones de este alimento y que es vendida tanto entera como detalladamente. En este caso el término deriva del hecho que todas las porciones están pegadas. “Vendeme una lambada”

domingo, 19 de agosto de 2018

Sopita de arepa

Con este nombre se señala en nuestro dialecto a un alimento sencillo que era preparado hace algunos años y era muy popular. Los ingredientes del mismo eran arepa y leche y aunque se le bautizó como sopa no tienen ningún tipo de cocción o preparación. Simplemente se echa leche en un plato para sopa o taza y se le agrega la arepa en trocitos para que esta se remoje, por lo que es ideal con arepas del día anterior o que se encuentren duras. Algunos afirman que esto fue traído y popularizado por los falconianos y descendientes de esto que emigraron hasta acá. También hay quienes peyorativamente le llaman comida de loro. Igualmente recibe el nombre de sopa de leche y hay quienes preparan una variante con pan duro. Es consumida generalmente en desayunos y meriendas. “No vais a botar las arepas que voy a hacer una sopita con ellas para el desayuno”

miércoles, 8 de agosto de 2018

Clinios


Esta palabra ya no se escucha en nuestro dialecto, fue muy popular entre la década de los 70 y mediados de los 90 en los colegios de la costa oriental del lago, sobre todo Tía Juana y alrededores. Con la misma se señalaba un juego donde uno de los oponentes debía partir en los turnos establecidos, generalmente eran 4 o 5, el lápiz del contrario, por medio de golpes dados con la punta afilada de este. De no lograrlo el contario debía intentarlo y así sucesivamente hasta que hubiese un ganador. Se podía jugar entre dos o varios. Para determinar quién sería el primero en ser atacado se hacía sorteo. El lugar donde se colocaban los lápices era casi siempre sobre el pupitre y el momento eran las horas del recreo. El nombre provenía del hecho que a esos golpes les llamaban así. En Maracaibo y otras zonas del Estado se llamaba a este juego “lapizpartío”“Ya me han partido 5 lápices jugando clinios”

miércoles, 1 de agosto de 2018

Tiritos


Esta palabra ya no se usa en nuestro dialecto en la connotación que se hacía hace algunos años, con ella se señalaban a los fulminantes para ese tipo de pistola de juguete que fue muy popular en la década de los años 70. Se debe el nombre al hecho que estos venían en tiras de cartón suave de unos 5 cms aproximadamente de ancho. Dado que eran varios  se usaba siempre el plural. Se vendían incluso al detal cortando la tira original en la cantidad requerida según el dinero que tenía el comprador  Actualmente se sigue usando la palabra como diminutivo de tiro que es sinónimo de disparo y también en nuestra habla de pedir algo. “Compré en la quincalla 24 tiritos” “Voy a hacer unos tiritos por ahí a ver si consigo para el pasaje

Muchocho


Esta palabra es de uso limitado en nuestro dialecto. La misma tiene características jocosas aunque muchos la consideran obscena, ya que se usa como eufemismo del órgano sexual femenino, además basado en que es una palabra compuesta de muchacho + chocho, siendo la ultima la forma vulgar de llamar a los genitales de la mujer. Su utilización se hace señalando que hay hombres que están por una mujer no por sus muchachos o hijos sino por el muchocho de ella. “Frank no deja a la queria por el muchocho”

miércoles, 25 de julio de 2018

Poner los chores


Esta es una expresión muy popular en nuestro dialecto y tiene sentido de burla o reproche. Con la misma se señala el hecho que algún hombre intempestivamente no asista a una reunión, cita o evento al que se ha comprometido o deje de reunirse con sus amigos tras juntarse con alguna pareja. Deriva la misma del hecho que en años anteriores a los jóvenes cuando los castigaban le obligaban a ponerse pantalones cortos o chores para que no salieran de su casa, y en el caso del uso de la misma en hombres adultos supone que su pareja ha hecho lo mismo, no necesariamente colocándole la prenda citada sino imponiendo su carácter y obligando a este a no asistir, por lo que posee características machistas. “A Fidel le pusieron los chores y nos dejó embarcaos” “A tu hermano le pusieron los chores desde que se casó”

viernes, 20 de julio de 2018

Traste


Esta palabra se usa en nuestro dialecto con una connotación similar a otras regiones donde se señala a algún utensilio casero o algo que se encuentre en malas condiciones, sin embargo recientemente se le ha agregado una muy particular salida del argot de las carnicerías, sobre todo las que se encuentran en mercados populares, y es que se conoce con esta a las vísceras rojas de la vaca. Esta comprende tráquea, pulmones, hígado, corazón, y bazo. “Vendéme todo el traste de la res”

lunes, 11 de junio de 2018

Matar el piojo


Esta expresión es popular en nuestro dialecto y también se escucha en otras regiones. Es de características similisticas y significa acabar de una vez con el problema que se tiene o con alguna diferencia o malentendido, directamente con quien lo provoca, dado que al matar al animal se acaban los inconvenientes. Actualmente es un apocope de una expresión más larga ya que la original es “Matar el piojo en la cabeza” y en otros lares es lo mismo que “matar la culebra por la cabeza”. Es común aún escucharlo. “Vamos a matar el piojo ese de una vez”

jueves, 7 de junio de 2018

Convoy


Esta palabra que es un galicismo de convoi, se usó hace mucho tiempo en nuestro dialecto como deformación de la palabra inglesa cowboy para señalar a los vaqueros norteamericanos muy populares en ese entonces en películas y novelas del oeste. Cayó en desuso por un tiempo y actualmente se ha hecho nuevamente popular pero ya no para señalar lo anterior sino para nombras a los camiones militares que llevan soldados y que en ocasiones de crisis de transporte son usados para transportar pasajeros. Se usa en singular aunque su correcto uso es en plural ya que el real significado de ella es conjunto de vehículos. “Ese convoy de la película es inmortal” “Me monté en un convoy para poder llegar a casa”


jueves, 31 de mayo de 2018

Mango piedra

Con este nombre tan particular se conoce en nuestro dialecto una variedad de mango cuya característica es que su consistencia es muy dura, de allí deriva el que popularmente lo llamen así,   como una clara comparación a la dureza de la piedra. Su sabor es dulce, incluso cuando no  se encuentra maduro. En otros lugares le dicen mango valenciano porque es en esa ciudad donde había más cultivos de este tipo, mientras que acá era más común el de bocado, el de hilacha o las mangas. “Compráme mangos piedra en el centro”

Papitas


Esta palabra aparte de ser el plural de papita se usa en nuestro dialecto con una connotación particular, ya que está asociada a la comida callejera o rápida, como desee llamarlo.
La misma es un invento del chino maracucho de nombre Quan Chong Lao Ma, quien a comienzos de los 90 formó la fábrica de este ingrediente autóctono de los perros calientes, hamburguesas y otros más, en el sector veritas y rápidamente se hizo indispensable en estas comidas, pasando a  acompañar y en ocasiones sustituir el relleno tradicional de tomate, lechuga, repollo, zanahoria rallada, entre otros, dándole una textura crujiente a estas.
Rápidamente los comensales le dieron este nombre, diferenciándolo de las papas fritas enteras que en ocasiones también se usan, y el mismo tiene su razón en el tamaño, tras rallarlas, de ellas.
La palabra es de nueva data e incluso ha emigrado a  otras regiones del país. “A la hamburguesa me le echáis bastante papitas” “Dame sin monte al perrocaliente, con pura papitas”

jueves, 12 de abril de 2018

El muerto era más pequeño o grande


Esta expresión todavía se escucha en nuestro dialecto aunque no tan recurrentemente como antes, de hecho tiene sentido jocoso ya que se le dice a la persona que lleva la ropa muy pegada o estrecha o muy grande o ancha. Deriva del hecho que en décadas anteriores la familia regalaba la ropa de quienes morían a familiares, particulares o instituciones de caridad, incluso muchos las votaban sobre todo cuando el fallecido moría de alguna enfermedad contagiosa. “Mijo el muerto ese era más pequeño porque parecéis una chupeta” “la muerta del vestido que lleváis como que era más grande”

Estar o andar raspando la olla


Esta expresión es de mediana data en nuestro dialecto, tiene características similistica y también metafórica ya que con la misma se expone estar en una situación casi al límite. Generalmente se usa para expresar las dificultades económicas. Es una clara comparación al hecho que en otros años se comía hasta lo que quedaba pegado en la olla y había que rasparla para eso, en mayor proporción el arroz. También se usa figurativamente para expresar que alguien está robando todo lo que puede. Aunque parezca muy autóctona no lo es, se usa en otras regiones del país e incluso en otros de América. “Necesito urgente conseguir trabajo porque ando raspando la olla” “El cuñao anda raspando la olla donde trabaja


martes, 3 de abril de 2018

Piso loco


Esta palabra es de nueva data en el dialecto y es el nombre que popularmente le dan en nuestro dialecto a los pisos rústicos a los que se les coloca trozos de diversos tamaños de cerámicas, de variados colores y formas que generalmente son desechos de las usadas en otras obras. Los albañiles le dan el nombre de pisos de mosaico. Se han vuelto populares en todos los estratos ya que son llamativos a la vista. El nombre deriva de lo desordenado de la colocación de las cerámicas. “Voy a mandar a echar un piso loco en el patio”

lunes, 2 de abril de 2018

Mona


Esta palabra que señala la hembra del mono tiene en nuestro dialecto varios significados, alguno que comparte con otras regiones como es el de señalar de esta manera a la mujer de piel negra y también a las personas que conscientes o inconscientemente hacen morisquetas similares al animal o también intentan ser graciosos o divertidos, en ambas ocasiones de forma peyorativa, pero es más autóctona la connotación que es un aféresis de monada, con la cual se señala de esta manera a las mujeres o niñas que son coquetas o lindas, sin que esto signifique ofensa o burla. Incluso en ocasiones también es el apodo de este tipo de féminas por lo anterior expuesto. Ninguno de estos significados para la palabra está registrado en el Diccionario de la Real Academia. En otros lugares llaman de esta manera a la borrachera. “Tu hija es super mona” “Fabio tiene una novia mona” “Cada vez que se emborracha tu hermana se pone de mona”

martes, 21 de noviembre de 2017

Boruga

Esta palabra se escucha en nuestro dialecto en la región de Perijá, con la misma se señala al suero de leche que queda del queso llamado requesón y que luego se transforma en el que lleva por nombre ricota. Algunos lo consumen como refresco y hay quienes le agregan azúcar, otros esperan que tome consistencia y se lo comen como nata. Es una práctica corriente en los que elaboran este tipo de lácteos, incluso en República Dominicana y Cuba le llaman igual y es consumido con leche y azúcar. “Mi abuelo nos daba boruga en la merienda”

Cachifiar

Esta palabra es en cierta manera de nueva data en nuestro dialecto y es asimilada, deriva de cachifa y con la misma se señala el hacer los trabajos que esta trabajadora acostumbra hacer, pero sin percibir por ellos algún beneficio económico. O sea se indica de esta forma a las labores domésticas efectuadas generalmente por las mujeres o amas de casa. Es de uso en otras regiones. “Mañana tengo que ponerme a cachifiar”

viernes, 17 de noviembre de 2017

Caer como Condorito

Este personaje famoso de las tiras cómicas también ha dejado su huella en nuestro dialecto y es que ese famoso dibujo en el cual alguno de sus personajes cae de espalda ante la sorpresa por alguna acción ha sido asimilado como sinónimo de asombro pero también de ingenuidad en ocasiones. Lógicamente en ningún momento se señala el hecho de caer al piso. Incluso se usa como forma de expresar que algo va a asombrar o llamar la atención a alguien. “Mi tío cayó como Condorito cuando supo que su hija estaba preñá”  “Vais a caer como Condorito cuando sepáis el precio de los zapatos”

sábado, 4 de noviembre de 2017

Tocavidrios

Esta es una palabra de nueva data en nuestro dialecto, no tiene relación con limpiavidrios ya que realizan diversas actividades. Se le señala de esta manera a quienes se paran en los semáforos o sitios donde es obligada la detención de los vehículos con la finalidad de pedir alguna colaboración a los que van en los carros. Los argumentos son múltiples y esto ha dado como consecuencia que un grupo de antisociales se hagan pasar por ellos para realizar diversas fechorías, como robo de pertenecías o vehículo o atracos con armas de fuego, con personas asesinadas. El nombre deriva del hecho que tocan los vidrios de las puertas para que sean bajados y ser atendidos. Aunque a quienes no necesitan hacerlo por no tener aire acondicionado el carro le llaman igual. “No te vais por la carretera de la cañada que en el cuatro hay un bojote de tocavidrios” “Un tocavidrios le robó le carro a mi tía”

viernes, 3 de noviembre de 2017

El chip

Aunque esta palabra identifica un circuito integrado, la misma ha sido tomada en nuestro dialecto de diversas maneras en nuestro dialecto para señalar sobre todo métodos de control, aunque los mismos no sean electrónicos, de tal forma que tenemos chip para gasolina o diversas cosas y hasta uno muy nuevo que es usado por las mujeres, quienes señalan de esta manera a los implantes subcutáneos que funcionan como anticonceptivos, el más popular llamado Implanon. Como si esto fuera poco también es usado como sinónimo de olvido, haciendo referencia que es por culpa del cerebro. Es de nueva data. “Vos tenéis que ponerle al carro el chip de gasolina” “En el supermercado te dan un chip para que hagáis la cola” “Voy a ponerme el chip para no parir más” “Se me borró el chip y no felicité a Jesús que cumplió años ayer” 

Caerle o caerse a verga

Esta expresión es común en nuestro dialecto, es considerada malsonante y vulgar por algunas personas y no guarda relación directa con el significado de verga. Con la misma se señala el hecho que a una persona por circunstancias diversas, una o varias personas, le  recriminen o golpeen, más comúnmente la primera, a consecuencia de haber realizado una acción que ha disgustado a estas o les ha acarreado consecuencias negativas. También funciona como sinónimo de regaño de los progenitores y hasta como símil de enfrentamiento verbal o físico. “A Lenin le cayó a verga la hermana porque la sapió con el novio” “A Juan Carlos le cayeron a verga los vecinos porque no los dejó dormir con el equipo a todo volumen” “Mi papá me cayó a verga porque me rasparon ingles” “María y Petra se cayeron a verga por el novio”

jueves, 5 de octubre de 2017

El muerto era más grande (o pequeño)

Esta expresión es común escucharla en nuestro dialecto, la misma es de vieja data y tiene carácter jocoso ya que con la misma se indica que alguna persona tiene sus prendas de vestir más grandes o pequeñas que su talla, o sea le quedan holgadas o muy apretadas, por lo que suponen no le pertenece a ella. Esto deriva del hecho en que en otra época la ropa de la persona que moría le era legada a otra  y esta por respeto la usaba sin importar ese detalle. Posteriormente se pasó a repartirla entre familiares y amigos y hasta venderla o regalarla a casas de beneficencia como orfanatos, asilos, etc. “El muerte como que era más grande porque esa camisa te queda como un vestido” “Ese pantalón te va a ahorcar, el muerto era mas pequeño”

domingo, 1 de octubre de 2017

Es para hoy

Esta expresión es común escucharla en nuestro dialecto y nada tiene que ver con la literalidad de la misma ya que el periodo de tiempo del que se habla no equivale a un día. Con ella se pide a una tercera persona que lo que se ha mandado a hacer o la acción que se está realizando sea efectuada con mayor prontitud o rapidez, en muchas ocasiones este pedido a manera de molestia por la lentitud. Es de nueva data y afirma el carácter metafórico de nuestro dialecto. “Mijo es para hoy que me vais a hacer eso” “Es para hoy que tenemos que pintar”

Matón

Esta palabra actualmente se usa para señalar a una persona pendenciera que le es común matar a otras personas, ya sea por placer o negocio, en otros casos como superlativo de matas pero en nuestro dialecto se usó en el siglo 19 y comienzos del 20 para indicar una vasija o tinaja grande hecha de barro que se usaba principalmente para guardar agua aunque también se depositaban allí granos, almidón, harina, etc. “Compré dos matones para aprovechar la lluvia”

Dedera

Esta palabra se sigue escuchando en nuestro dialecto en el hablar de los pescadores, el mismo es una funda de caucho que estos se colocan en los dedos para protegerse de los jalones de los peces que tiemplan el nailon y producen cortes en esas extremidades cuando se realiza la acción con anzuelo. Es de hechura artesanal y generalizadamente los llaman dediles y así está registrada la palabra en el diccionario, teniendo estos la variante de los dedales usados por las costureras que son de metal. Fuera del argot de los pescadores se les llama ahora con la palabra registrada pero en anteriores épocas se les llamaba igual que la palabra abordada. “Ese pescao era tan mollejuo que me rompió hasta las dedera” “Mi abuelo volaba petacas con dederas porque el viento era muy fuerte”    

sábado, 30 de septiembre de 2017

Sanababiche

Esta palabra ya no se escucha en nuestro dialecto, era común en los campos petroleros y actuaba como eufemismo de un insulto mayor. Deriva por homofonía de la frase en ingles “Son of bitch” que literalmente significa hijo de bruja o de puta, la cual era proferida por los gringos en contra de los trabajadores. Sin embargo en el argot de ellos perdió de cierta forma la agresividad y era utilizada como jocosa y en muchos casos sin intención de insultar. Los gringos dejaron de usar la original cuando altercados corrientes le hicieron saber que el término era bien entendido. “Ese sanababiche de Teo no gana ni jugando solo"

Forziar

Esta palabra era común en nuestro dialecto y está asociada con fuerza, pero con la hecha por dos personas a través de los brazos, actividad común y en muchos casos de entretenimientos de los marinos, que posteriormente tomó relevancia. La idea del mismo es probar cual de dos personas tiene más fuerza, colocando cada quien un brazo sobre una superficie lisa en la cual se asienta el codo y tomados de las manos hacer fuerza hasta llevar al contrario al lado frontal de la misma, ganando cuando el brazo es derribado y toca completamente la superficie. Es llamado también vencidas pero el nombre asignado generalizado es pulsear. Era practicada como entretenimiento por los jóvenes y como juego de apuestas por los trabajadores, sobre todo los del puerto. Aún se practica. “Vamos a forziar un rato mientras tocan el timbre” “Me gané unos cobres forziando anoche”

Mosquito

Esta palabra identifica a un insecto díptero muy común conocido popularmente como zancudo pero también nuestro dialecto asimiló otra connotación usada también en otras regiones que nada tienen que ver con este aunque si con algunas características. Se le endilga el término a las personas soplonas a quienes pagándole o no, en el segundo caso por simple adulancia, exponen a otros a la justicia o terceros, contando intimidades o cosas por este dicha o hechas que son contrarias a las leyes de turno, Eran comunes en las épocas de dictadura y estos aduladores eran despreciados por la mayoría. Es un venezolanismo que ya es de poco uso. “A Eugenio lo mataron por mosquito” “El mosquito de Fidel se morirá íngrimo y solo”   

Venaero

Esta palabra ya es raro escucharla en nuestro dialecto, sobre todo ahora cuando los cambios económicos y el crecimiento urbano extinguieron la costumbre por la cual nació el término y  nada tiene que ver con venados. Se le endilga el mismo a quienes hacían los mandaos o recaos a algún lugar y haciéndose  los locos no daban el vuelto que les sobraba, o sea se agarraban la vená, generalmente sin consentimiento de quien los había enviado. Este dinero lo gastaban en algo en la misma tienda o lo reunían para otras cosas. Aunque era una práctica de cierta manera desleal, dado que la cantidad era muy poca, esto era tomada como un pago y no disgustaba a las personas. “No mandéis a Federico que ese es venaero”  

Venirse o caerse guardabajo

Esta expresión que fue muy popular y ahora no lo es tanto no es autóctona y se escucha en otras regiones. Con la misma se señala, en algunos casos a manera de advertencia el hecho que algo se ha caído desde el lugar alto donde se encuentra y puede causar algún daño a quien se encuentre en la línea de desplome de lo mismo. Esto puede ser incluso una persona o algo que se está manipulando o cortando. En nuestro dialecto también se usa como sinónimo de derrumbe de otro tipo como anímico, financiero o comercial entre otros. Fue traído por los marinos en cuyo argot es una prevención para la tripulación que está abajo proferida por el guarda que  se encuentra arriba ante la acción de dejar caer un cabo u otro objeto, de tal forma que se resguarden. “Darío se vino guardabajo del techo y se fracturó la pierna” “Guardabajo que allí van los mangos” “La compañía se vino guardabajo””La liquidación se cayó guardabajo con los precios” “Adaulfo se vino guardabajo por la muerte de su madre”  

Como gonzalico sin caujil

Esta expresión ya es muy raro escucharla en nuestro dialecto, sin embargo fue común hace algunas décadas. Con la misma se señala el estado de desesperación, tristeza, nostalgia o angustia en la que se encuentra una persona a causa de alguna perdida, problema o acontecimiento vivido. Es una comparación al hecho que esta ave, muy asidua en los patios y espacios silvestres de la región, era muy adicta  a la flor carnosa de este fruto, que también era común, y la suposición que la falta de ella la pondría de esta manera. “Monche anda como gonzalico sin caujil desde que lo dejó la novia”


Planchón

Esta palabra en la forma en que se usaba en nuestro dialecto a finales del siglo 19 y anteriormente ya no se escucha. Con la misma se señalaba a un grupo de personas, generalmente amigos o compañeros que se reunían en lugares determinados para compartir o conversar, normalmente en la noche, sobre diferentes temas. Eran populares en la ciudad y fueron la génesis de muchos clubes, peñas y círculos sociales, económicos y culturales. Al parecer la palabra es una deformación de la voz canaria chaplón, que era el lugar de reunión de la familia y amigos en las casas y este era un escalón a la puerta de la casa que servía de asiento para los niños y jóvenes, mientras que el resto lo hacía en sillas. Actualmente la palabra se usa como aumentativo de plancha. “Mi abuelo pertenecía al planchón de San Juan de Dios y mi papá al de la plaza Bolívar”

Cantiao (ito)

Nada tienen que ver los significados que se encuentran en el Diccionario de la Real Academia con la connotación dada en nuestro dialecto a la palabra, el cual es hacer algo de manera fácil por poseer destreza o practica en la labor u oficio. De tal forma que un albañil por ejemplo tiene cantiao la forma de colocar todo para fabricar algo o una costurera la manera en que se hace un vestido. Posiblemente sea una aféresis de caricantiar que tiene similar significado en nuestro dialecto y que la ha sustituido actualmente. Se usa generalmente en diminutivo. “Tengo cantiao al picher ese, no le pelo una” “Alfredo tiene cantiaito el cruzar el lago con la piragua en la noche”  


Chichote

Esta palabra es de muy vieja data en nuestro dialecto, fue traída por los españoles como sinónimo de chichón, que identifica a la protuberancia que se hace en la cabeza a consecuencia de un golpe. En otros lugares tomó otros nombres como chipote en Méjico y en Nicaragua divieso, solo que este se generaliza para otras partes del cuerpo, e incluso acá se le iguala a boliche. La palabra originaria deriva del latín abscessio. Ya es de mediano uso. “A Berta se le hizo un chichote mollejúo porque se cayó patinando” 

Zama (o)

Esta palabra es muy vieja data en nuestro dialecto, nada tiene que ver con el nombre de una ciudad ni con los diferentes significados que hay sobre ella, tampoco tiene relación con lamisma palabra que comienza con s,  se señala de esta manera al plátano que es doble o morocho y también en menor grado a las frutas que poseen esta características, igualmente a la escopeta de dos cañones. Es de cierta forma sinónimo de doble o morocho y es autóctona. Fue reseñada por Medrano a finales de 1800. Todavía es de uso común.  "Te doy cinco plátanos y una sama por diez bolos" “La mata de la casa da muchos mamones zamos” “A Firpo lo mataron con una escopeta zama”

lunes, 25 de septiembre de 2017

Queria (o)

Aunque el sentimiento es importante, la palabra usada en este contexto en nuestro dialecto parece ser un juego de palabras, ya que con esta se señala a la amante, a la otra que mantiene una relación con alguien que se encuentra casado o que tiene un hogar formado con otra mujer o caso contrario al hombre que está en la misma situación. "Ana es la queria de Andrés y todo el mundo lo sabe menos su mujer" "El querio de Petra le da de todo"

Ful equipo

Esta palabra es muy común en todo el país y en otros países de América, es la castellanización de la inglesa “full Equipped” que literalmente significa equipado con todo y se refiere a que el producto trae todos sus accesorios normales e incluso otros extras. Es muy común en el campo automotriz. En nuestro dialecto además de ser empleada de esa manera también se le hace en otros campos, sobre todo en la comida, donde funciona como sinónimo de “con todo” o sea con todos los ingredientes normales y extras, incluso en ocasiones es sinónimo de “bueno”. Es asimilada.  “Me compré un carro ful equipo” “La nevera me vino ful equipo” “Dame un patacón ful equipo” “Vamos ful equipo para la playa” 

Matao (á)

Esta palabra es el participio de matar pero en nuestro dialecto tiene otras connotaciones adicionales que no tienen relación con la muerte. La usamos para señalar algo que está deslucido, desmejorado, feo o deteriorado. También como expresión de sorpresa e incluso como sinónimo de aburrido, no solo a nivel personal sino también general.  Más raramente también la asociamos a cansancio. No hay que confundir el femenino con otra palabra con la misma grafía que significa golpe fuerte. Es de uso frecuente. “El mueble que comprasteis está matao” “Esa fiesta está matá” “Quedé matao” 

sábado, 23 de septiembre de 2017

Cerveza con plomo

Esta palabra es de nueva data en el dialecto y nada tiene que ver con que esta bebida tan consumida en la región contenga entre sus ingredientes el mencionado metal. Nace del hecho que el boom de las bebidas light o ligeras se posesionaron por un tiempo del mercado y entre ellos el de esta bebida alcohólica, que muchos creen que tiene menos grado de alcohol, cosa falsa ya que es ligera porque posee menos calorías,  por lo que para diferenciarlas y como forma de expresar el no ser gustosas de la misma se le endilgó a la normal el adjetivo que nombra al metal, una comparación directa a la variedad de gasolina que también terminó desapareciendo porque era considerada perjudicial para el ambiente. De tal forma que la cerveza tradicional fue bautizada así. “Dame una caja de cervezas con plomo” 

Majapoliar

Esta palabra ya no es tan común escucharla aunque es autóctona y fue muy usada en épocas anteriores. Con la misma se señala la acción de golpear o maltratar fuertemente a alguien, ya sea a golpes o con alguna otra cosa. En lenguaje coloquial de otras regiones es moler a palos. Nada tiene que ver con la majapola, nombre que es dado en Canarias a la amapola y en dominicana a un juego de trompos hechos con semilla de mangos  y tal vez provenga de majar que significa machacar. “A Nestico lo majapoliaron anoche porque llegó borracho” “Hoy me van a majapoliar porque me rasparon la materia”

Garrafatiña

Esta palabra ya es raro escucharla en nuestro dialecto aunque fue muy común en épocas anteriores. Nada tiene que ver con garrafa y posiblemente sea una deformación de garrapatiña, voz pronunciada por los extranjeros residentes en la ciudad al referirse a la garrapata. Con ella se señala la discusión acalorada y desordenada entre dos o más personas que genera alboroto a su alrededor pero que nunca llega a los golpes. Esta no necesariamente es siempre una afrenta sino que en ocasiones es un intercambio vigoroso de ideas o posiciones. También se le  endosa al bullicio que hacen los niños al jugar o pelearse. “Los portugueses dela tienda tenían una garrafatiña porque se les perdió algo” “Cuando se juntan tus hijos y los míos se arma una garrafatiña en la casa” “Jorgito y Eduardo viven con una garrafatiña por política”


Catajarra

Aunque esta palabra es considerada un venezolanismo y se escucha en muchas regiones del país, no es asimilada a nuestro dialecto sino autóctona del mismo, desde donde emigró y se popularizó en casi todo el país con la misma connotación, la cual es el adverbio de cantidad muchos o muchas. La palabra llegó a nuestra habla desde el guajiro en donde fonéticamente se escucha como catajarria pero se escribe wainma, joulaa o wattaa aalin. Hay quienes afirman que no es oriunda del idioma sino un guajirismo adoptado por ellos en su interacción con personas de otras razas. Lo cierto es que nació en los terrenos áridos que han ocupado por milenios esa etnia. “Habia una catajarra de carros esperando al ferry”  

Arrequintar

Aunque esta palabra es considerada por el diccionario de la Academia un americanismo de uso en Costa Rica, Cuba, Mexico y Venezuela, la misma fue traída por los canarios con varias connotaciones y como requintar. Una de esos significados que es apretar fuertemente una cuerda o vendaje para que no se suelte es el aceptado, pero también los isleños la usan como sinónimo de apretar cualquier cosa, quedar muy apretado un saco o una data por contener exceso de contenido e igualmente ingerir algo en exceso. En nuestro dialecto la usamos como sinónimo de estar algo guindado o colgado fuertemente, una curiosa combinación del termino canario con la deformación de arreguindado. Aunque generalmente se utiliza para señalar el hecho que una persona ande siempre abrazada con su pareja, en ocasiones por el cuello. “María se la pasa arrequintá de Pedro” “No creáis que me voy a arrequintar tuyo”

Canastilla

Esta palabra en la connotación usada en nuestro dialecto hace algunos años ya es raro usarla, ya que actualmente se señala con ella las definiciones del diccionario que son cesta de mimbre pequeña o ropa que se previene para la venida del bebé. Sin embargo de esta forma se llamaron los comercios de cosas pequeñas y variadas que generalmente se colocaban en las casas o en pequeños locales y luego se bautizaron y diversificaron como mercerías o quincallas, mientras que en todo el país se les llamó así a los que vendían ropas para recién nacidos o niños y es considerada esta connotación como un venezolanismo aunque realmente esa definición de boutique infantil es propia de los andaluces, quienes trajeron la palabra y aun la usan. “Mi abuela tenía una canastilla en su casa” 

viernes, 22 de septiembre de 2017

Farukiar

Esta palabra ya no se escucha en nuestro dialecto, con la misma se señala a las personas dilapidadoras, derrochadoras y botarates que no tiene freno en los gastos y son capaces de  gastar fortunas en cosas sin importancia, banalidades y festejos, entre otras cosas. Según Regino Arapé la misma es una comparación al rey Egipto Faruk en cuyo reinado la corrupción y el despilfarro fueron lo más representativo de su reinado. Tal vez fue hecha popular en el tiempo que el interés local por la cultura egipcia dejó incluso edificaciones como por ejemplo la cárcel de la ciudad. “Me voy a farukiar lo que me gané en los caballos” “Mi tío se farukió la herencia del abuelo” 

Tintojea

Esta palabra ya es raro escucharla en nuestro dialecto pero fue muy popular en otras épocas cuando la ciudad no era la metrópolis actual y los espacios verdes eran numerosos. Se le endosa la misma a un ave muy común en ese entonces llamada por algunos pecho amarillo por el plumaje de ese color que combinado con el marrón le proporciona una belleza extraordinaria, su canto define su nombre ya que según muchos el mismo se escucha como tinnntigéea pero en otras regiones aseguran que es cristófue, por lo que lo llaman así, aunque dado que según la leyenda religiosa esta ave anunció el Viernes Santo la muerte de Cristo, podrían estar los segundos influenciados por esta. Lo cierto es que actualmente es raro verlos en la ciudad y que el nombre colocado por la mención religiosa ahora es más común sobre los anteriores y otros colocados en otros lugares como pico de frasco o dios te dé. “En las matas del patio de la casa de mi abuelo llegaban muchos tintojea” 

jueves, 21 de septiembre de 2017

Meter la mano

Esta expresión que literalmente significa: introducir el miembro nombrado en alguna parte, también es usado acá y en otras regiones para señalar la acción de pegar un golpe y en nuestro dialecto tiene una connotación adicional que de cierta manera es un contrasentido ya que se señala de esta forma la acción de detener algún transporte público por medio de estirar el brazo y mostrar un dedo de la mano, señal frecuente en todo el país pero que en otras partes se llama sacar la mano, que es lo que realmente se hace. Es de uso frecuente y de vieja data. “Meté la mano en el pantalón y sacáte los cobres” “Te voy a meter la mano si seguiís molestando” “Mete la mano al bus”   

Un palo

Esta palabra con la connotación usada recientemente es de nueva data  en  nuestro dialecto, ya que es común señalar a una copa o buchado de alguna bebida alcohólica de esta forma, incluso usarlo como adverbio de cantidad como sinónimo de mucho o mucha, pero desde el argot juvenil ha emigrado y se ha hecho cotidiano en cierto grupo de personas definir esta con un millón de bolívares, siguiendo el ejemplo de asociar el dinero con objetos o colores, que es de costumbre más antigua. No es tan autóctona como parece ya que emigró desde el lunfardo, dialecto de la calle argentino hasta nuestros lares, tal vez por la fama del tango o el avance de las comunicaciones “Dame un palo de ron” “Está cayendo un palo de agua” “Esa chiva me costó un palo”