viernes, 13 de mayo de 2016

Lebrancho

Esta es una palabra de origen canario que ya rara vez se escucha en nuestro dialecto. Estos la trajeron para señalar un pez que es común en nuestra mesa que es la lisa, pero la que era de gran tamaño, pero nosotros le cambiamos la o final por la e y se conoce ahora como lebranche. Pero también con la misma se les llamaba a los animales grandes para lo regular de su especie y nosotros le agregamos a las connotaciones anteriores el carácter de dañino de algún animal sin importar su tamaño. “Pescamos unos lebranchos mollejúos” “Las iguanas del parque son unos lebranchos” “Esos zancúos patas blancas son unos lebranchos”

Insoria

Esta palabra ya no se escucha en nuestro dialecto, la misma se les endilgaba como cualidad a las personas extremadamente irresponsables, o que se extralimitaban en sus vicios, provocando por lo tanto el maltrato propio y de sus familiares. También a alguien que es insoportable o fastidioso. Esta connotación al parecer es una malformación de insornia cuyo significado es el anterior descrito   En otras regiones del país la misma es sinónimo de pizca, insignificancia o cosa de poca importancia. Puede considerarse un venezolanismo. “Ese primo tuyo es una insoria, bebe y juega todos los días” 

Enroñao (á)

Esta palabra ya es de poco uso en nuestro dialecto, la misma fue traída por los canarios y se usa con la misma connotación que ellos le dan, que es diferente a la que aparece en el diccionario de la Real Academia, ya que nada tiene que ver con cubrir de orín algún objeto de hierro ni con roña que es suciedad o sarna lanar, entre otras cosas. Para nosotros esta palabra indica el hecho que alguien se encuentra muy bravo o molesto por alguna acción o con alguna persona. “Mi abuela anda enroñá con mi tío porque la dejó embarcá” “me tenéis enroñao con tus marisqueras”

Ni que ocho cuartos

Esta expresión ya es raro escucharla en nuestro dialecto, aunque fu muy popular en épocas anteriores. No es autóctona la trajeron los españoles a finales del siglo 18 y comienzos del 19. La misma tenía sentido de descontento o inconformidad ante la situación monetaria del momento. Nace del hecho que en esa época todo valía ocho cuartos de pesetas, pero las condiciones económicas cambiaron provocando el alza en los precios de todos los productos dejando estos de costar eso, razón por la cual el descontento de la gente se hizo generalizado y se hizo popular el dicho “Que 3 pesetas, ni qué ocho cuartos” que emigró a las colonias; aunque acá se perpetuó a través de los años sin la frase inicial y generalizándose como sinónimo de inconformidad ante alguna acción o hecho, fuese o no de tipo económico o monetario. “Que vainas con vos, ni que ocho cuartos que no podéis,  hacé el mandao y dejá de quejarte” 

Caerse de la cama

Esta expresión todavía es frecuente escucharla en nuestro dialecto,  en la mayoría de las veces con sentido sarcástico. Con la misma se señala el hecho que alguien que generalmente no lo hace se despierte temprano  a realizar alguna labor. También se usa como contrasentido para referirse el que se levanta tarde y por lo tanto no lo hace. Deriva del hecho que cuando alguien se cae dormido de la cama se despierta producto del golpe que se da. “Mijo como que te caísteis de la cama que estáis limpiando el patio” “Estáis depravao, te caísteis dela cama y perdiste el transporte”

No llegáis ni a cañón sucio

Esta expresión fue muy popular en la Maracaibo de antaño, sobre todo en el sector de El Saladillo, de donde se cree es autóctona, pero ya es raro escucharla. La misma no tiene nada que ver con armas aunque toma estas como referencia. Se les endilgaba el término a las personas echonas, hablachentas, que presumían hacer o ser cosas que no efectuaban o eran, incluso se usó en algunas ocasiones como apodo. Tiene sentido recriminativo y de cierta manera ofensivo, ya que se usaba en respuesta a lo antes citado. Proviene del hecho que los cañones de las armas en ese estado no funcionan o los disparos no son precisos, aunque existe una versión que la comparación es anterior y viene de los cañones de los barcos que igualmente en ese estado son poco efectivos. “Te la tiráis de sabroso y no llegáis ni a cañón sucio” “El cañón sucio de tu novio dejó un mono a que el italiano”

Ser cantante de opera

Esta expresión ya es raro escucharla en la ciudad, tal vez porque el género que nombra ya no es tan frecuente en la misma. Lo cierto es que en nuestro dialecto el señalarle a alguien esto en ningún momento significa que la persona a la que se le endilga sea artista o cantante de este género musical teatral, oriundo de Italia, sino que es alguien incumplido,  cuentero o embustero, que no lleva a cabo los compromisos o las promesas hechas. Deriva esto del hecho que el género nombrado, muy popular en épocas anteriores en la ciudad, recrea historias que son cantadas por sus protagonistas y que las mismas son generalmente ficciones. Se le endilga a personas de ambos géneros.“No contéis con Federico para ir a ningún lado, porque ese es cantante de ópera” “Vos sois cantante de ópera así que no me vengáis a mariar con tus cuentos”

lunes, 25 de abril de 2016

Tener una púa

Esta expresión era muy usada en nuestro dialecto hasta hace poco y ha caído en desuso, su significado nada tiene que ver con lo literal de ella, ya que no tiene que ver con algún cuerpo delgado y rígido que acaba en una punta aguda, que es la definición de púa, ni mucho menos  con tener introducida en algún lugar esta. En nuestro dialecto se asocia esta expresión con tener alguna persona con influencia en algún lugar que puede ayudar a la persona a conseguir algo que desea o necesita. La expresión es autóctona y tal vez derive del hecho que coloquialmente los españoles le endilgaban el nombre de púa a una persona que era astuta. “Habláte con Eufracio que tiene una púa en la policía”  

viernes, 15 de abril de 2016

Cocoliso (a)

Esta palabra era muy común hace algunos años en nuestro dialecto, pero ya se escucha muy poco, se le endilgaba a los que no tenían pelos en la cabeza, o sea los pelones, pero también al tipo de corte de cabello en el cual se le quitaba todo el cabello al cliente, incluso en raras ocasiones como forma de señalar que se estaba sin dinero. Proviene la misma del popular personaje de la tira cómica y luego dibujos animados de Popeye, donde este era el pequeño sobrino de este y dado a su edad no tenía pelos. En el centro del país y en otras partes del mundo se tomó la palabra para señalar la pieza de vestir infantil que este usaba, la cual era un mono entero que se cerraba por la parte inferior con un cierre mágico. “El hijo de Manuela es cocoliso” “Pelámelo  cocoliso que está cundío de piojos” “Ando cocoliso, no tengo ni para el pasaje”

lunes, 11 de abril de 2016

Cachifa (o)

Este término nació en la época de la explotación petrolera en los campos de la costa oriental del lago y como cosa curiosa se hizo popular en otras regiones del país antes que en la capital del estado, por lo que muchos lo consideran asimilado o no autóctono. Proviene de la palabra inglesa K.chief que a su vez es un apostrofado de Kitchen Chief , usada para señalar a los jefes de cocina delos antiguos staff de los campamentos donde vivían los jefes, por lo que es una homofonía de esta. De allí saltó al uso común para indicar a la sirvienta o la que hace oficios en la casa, generalmente de manera remunerada, llamada en otros lugares empleada doméstica,  aunque no es limitativo ya que también es usado para endilgárselo a las amas de casa, en este caso de manera peyorativa, inventándose incluso el verbo cachifear. Ha desplazado al término “servicio” que era usado en otras épocas en la región. También es usado como forma de indicar maltrato a la pareja por excesivo trabajo en el hogar e incluso generalizadamente en otras áreas de la misma manera como sinónimo de esclavo. “Contraté a una cachifa porque no me alcanza el tiempo para hacerlo todo” “Juan tiene a su esposa de cachifa y no le da ni para la comida” “Renuncié al trabajo porque me tenían de cachifo, queriendo que les hiciera de todo”

Chisguis

Esta palabra es la pronunciación en nuestro dilecto de la palabra inglesa Cheez Whiz, producto producido por la empresa Kraft y comercializado como queso fundido para untar, aunque curiosamente no posee queso.  Y tal como ocurre con otras similares el éxito obtenido por el mismo en el público general a partir de los años 70 le valió el hecho que el nombre terminara identificando a todos los productos similares aunque los mismos no sean de esta marca, de forma tal que cuando la competencia comenzó a comercializar productos con las mismas características se encontraron con que el nombre popular de los mismos no sería el propio sino el ya implantado. Es una palabra que también se usa en otras regiones. “Me voy a comer unas galletas con el chuisguis que sacaron nuevo en el desayuno”  

domingo, 10 de abril de 2016

Encabronao (á)

Esta palabra que identifica varios estados diferentes en el lenguaje común y que es sinónimo de cabrón, cuyas connotaciones la mayoría son consideradas malsonantes, en nuestro dialecto nada tiene que ver con infidelidades, para eso se utiliza el sinónimo antes nombrado, sino que se aplica a un estado sentimental extremo que provoca  el aceptar todo lo que la persona por la que se siente ese amor desee y complacerla. Esta no se limita a la relación de pareja sino a cualquiera. También se usa en menor grado para indicar que nos encontramos muy disgustados o de mal humor. Es de uso corriente. “Mi hija menor me tiene encabronao, hace conmigo lo que le da la gana” “ya me tienen encabronao tantas pendejadas que habla tu prima” 

Depravao (á)

Esta palabra la trajeron los españoles y tiene su raíz en el latín de donde nace su significado esencial para señalar algo opuesto a lo moralmente recto, el diccionario de la Real Academia  lo sintetiza como algo viciado en las costumbres y su uso más frecuente  está asociado con una conducta sexual inmoral o con acciones fuera de lo normal, todas estas usadas también por nosotros, pero en nuestro dialecto la palabra tiene otras connotaciones autóctonas que tienen mayor uso. Se le endilga este adjetivo a alguien que se extralimita de la confianza y hace acciones sin permiso de otros o sea que es muy fresco, pero también se usa como superlativo para señalar algo que está muy bueno o extremo y también a alguien que realiza acciones de este tipo. Es de uso común y para el oyente no local es tomada como malsonante. En algunas ocasiones por vicios del habla y arcaísmo se le agrega una “s” entre las letras e y p   “Tu primo está depravao, se llevó el carro sin permiso” “Ese mondongo de tu abuela está depravao” “La vecina nueva está depravá de buena”    

domingo, 3 de abril de 2016

Boquecabra

Esta palabra y su significado en nuestro dialecto son asimilados, aunque muchos las han considerado un venezolanismo, no lo es. La trajeron los andaluces y se la endilgaban a quienes acostumbraban decir cosas o exponer deseos que después se cumplían, lo que le daba la condición circunstancial de vaticinador, sin embargo era considerado un pájaro de mal agüero. Incluso  se le recriminaba a alguien que pronunciaba palabras que tentaban a la suerte con la misma. Es una contracción de Boca de Cabra que es la expresión original. “Ese tío tuyo si es boquecabra, dijo que no me fuera que podía chocar y choqué” “No digáis eso boquecabra”  

Zuela

Con esta palabra no se identifica a la planta inferior del zapato que toca el piso que se escribe con “s” sino que la misma en nuestro dialecto es un aféresis o mala pronunciación de azuela, el cual es una herramienta usada por los carpinteros y constructores de barcos que sirve para la madera, estando entre sus funciones, desbaratar, alisar, ahuecar, amoldar formas torneadas y hasta tallar, para eso existen varias formas de las misma llamadas curvas, de mano y de dos manos. El termino y la herramienta fue traída por los marinos y era muy común en los aserraderos de la ciudad. Ya es raro escucharla. Muchas veces es confundido con chuela que es otra herramienta. “Compré una zuela para desbaratar la madera que me trajo Agapito” 

sábado, 19 de marzo de 2016

Tachos comida rápida

Entre los lugares emblemáticos del oeste de la ciudad se encuentra este, ubicado en la calle 96F (Avenida principal) de la Urbanización San Miguel, con avenida 59. A mediados de los 70 Orlando Gil y Dixon Pérez iniciaron la aventura de colocar un improvisado tráiler en el terreno,  que en un primer momento estuvo destinado a futuras áreas verdes, pero que se encontraba vacío y llevaron al sector, como producto principal las tradicionales arepas de pernil con agüita é sapo que tuvieron un éxito inmediato entre los comensales de la zona, aun no tan poblada como en estos instantes. Luego pasó el negocio a manos de Dixon y la atención del mismo a su hermano conocido en el sector como Tacho y se pasó del tráiler a un kiosco rojo de cocacola, diversificándose el menú e incluyéndole pizzas. El éxito produjo que otros comerciantes se sumaran a acompañarlos en el lugar y el terreno se pobló de puestos de comidas variadas. A mediados del 2001 el kiosko pasó a convertirse en un local que mantuvo el nombre que habían hecho famoso sus comensales y actualmente ofrece además de las tradicionales y singulares agüita e sapo, arepas con variados rellenos, panes, tacos, hamburguesas, patacones y otras cosas más, manteniendo la calidad de siempre en un ambiente agradable y familiar.

Mariar

Esta palabra tiene más de una decena de connotaciones en el Diccionario de la Real Academia, todas ellas también usadas en nuestro dialecto, entre ellas el sentir malestar, nauseas, aturdimiento, embriaguez, pérdida de estabilidad, así como también el molestar a alguien y en el argot marino poner en movimiento alguna embarcación pero la que explica el significado de la forma más común en la cual la usamos no está. Con la misma señalamos el hecho de engañar o por medio de artimañas lograr convencer a otro de lo que deseamos. Es de nueva data y formaba parte del argot de los jóvenes de los años 60 y 70 y desde allí se hizo popular. Es una alegoría al hecho de emborrachar a alguien con la intención antes descrita. También se escucha en otras regiones. “El carajito ese me marió y se me fue para el cine” “Voy a mariar a mi tía  a ver si me presta el carro”

jueves, 17 de marzo de 2016

Santa Frida café

Este es uno de los nuevos lugares de Maracaibo donde se reúnen artistas de variadas tendencias en la ciudad. Situado en una zona no tan concurrida es un oasis donde la gente bebe, come y disfruta de obras de arte, canciones y hasta aprende. Abierto en el año 2015 por el medico obstetra Rafael Andrade a quien llaman cariñosamente Rafucho, está situado en Sabaneta al lado de la Clínica Zulia, lugar de labor por muchos años de su dueño y su ambiente algo estrambótico y diferente lo transforma en una propuesta novísima en cuanto a lugares de ese tipo en la ciudad. Su nombre es en honor a la pintora y mártir mexicana  y allí pueden apreciarse reproducciones de sus obras además de la de otros artistas ya que además de café sirve como galería, sala de conciertos y recitales poéticos, entre otras cosas incluido el de academia. Es toda una aventura adentrarse en el mundo de este café en donde los viernes se realizan eventos culturales en los cuales participan invitados y  concurrentes, los sábados se dan clases de pintura y cuatro y los otros días está a la orden de quien desee expresarse o simplemente charlar y compartir. Algo notorio además de las obras de artistas plásticos que decoran sus paredes son dos espejos que se encuentran en el techo, una mesa donde los visitantes escriben lo que desean y el ambiente bucólico que transporta al visitante. Es una apuesta familiar que en poco tiempo ha ganado un espacio importante y ha ido creciendo. 

Como que te lo sacaste en una caja de Ace

Esta expresión es asimilada a nuestro dialecto ya que se escucha en todo el país, nació en los sesenta cuando las cajas del jabón en polvo para lavar Ace, traían regalos dentro de ellas, primero fueron objetos de quincalla, luego cubiertos y vajillas de plástico y finalmente  porcelana japonesa, esto como una campaña agresiva ante la pérdida de su espacio comercial ante los competidores. Dado que no tenían costo extra estos objetos la gente asoció el hecho con el poco esfuerzo o la poca pericia a la hora de hacer o ejecutar algo, y lo llevó a la cotidianidad creado esta expresión. De modo que cuando alguien hace las cosas malas, por ejemplo manejar, le señalan “Como que te sacaste la licencia en una caja de Ace” o si posee un objeto que no sabe manipular, incluso si se equivoca realizando una tarea, por ejemplo sumar le dicen: “Como que te sacaste el título en una casa de Ace” Tiene sentido recriminativo.

viernes, 11 de marzo de 2016

Fuetiao

Esta palabra cuyo significado en general es haber sido golpeado con un fuete o alguna otra cosa, por lo que en otras regiones se usa como sinónimo de maltrato, en nuestro dialecto se usa para indicar una de las consecuencias de esto, que es air rápido o de prisa, generalmente de forma imprevista. Proviene esta connotación del entorno hípico y también del campo donde el uso del fuete provoca que el caballo o la bestia aumenten su velocidad. Es de uso también en otras regiones aledañas. “Por allí salió Jorge fuetiao porque se le olvido la cartera”  

jueves, 10 de marzo de 2016

Botar

Esta palabra identifica al verbo botar, se usa con diferentes connotaciones asociadas todas a este, como son, arrojar, echar fuera  a alguien, dilapidar bienes, etc. En nuestro dialecto tiene otros significados además de los que acepta la Real Academia los cuales son ser esplendidos, disfrutar de algo, echarse en algún lugar y la más autóctona y ya poco usada que señala la acción de ir hacia algún lado con intenciones de reclamar o realizar alguna acción violenta. Derivan estos últimos del dialecto canario donde la palabra además de estar asociada a arrojar y derrochar, lo está también a echarse y acometer. “Lo botaron del trabajo” “El jefe boto todo el dinero que tenía” “Me voy a botar con la fiesta” “Se botó a llorar en la cama” “Me boté la película” “Me voy a botar a la casa de mi primo y le voy a dar sus carajazos”

miércoles, 9 de marzo de 2016

Cascoja

Con este nombre se le llamaba  en nuestro dialecto a las monedas emitidas especialmente para circulación en el leprocomio de la isla de Providencia, eran acuñadas con el respaldo del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social y se les intercambiaba a los presos por monedas y billetes de circulación nacional que familiares y amigos llevaban a los enfermos en los periodos de visita, como forma de evitar que por medio del contacto con ellas estos pudieran ser infectados. La primera emisión se hizo en 1913 y sus denominaciones eran un octavo, medio, uno, dos, cinco, 10 y 20 bolívares. Tenían el valor de la misma en el anverso y en el reverso la palabra en forma de arco Lazareto Nacional, en el centro la palabra Maracaibo y en la parte de abajo el año de acuñamiento, cuando en 1939 se le cambia el nombre  a estos lugares por Leproserías se cambiaron las monedas y el anverso quedó igual pero en el reverso se leía leproserias nacionales en forma de arco e isla de Providencia en el centro y el año de acuñamiento. Tambien eran llamados cobres negros y ambas definiciones tenían sentido despectivo. “Tengo guardadas unas cascojas  que tenía mi abuelo”

martes, 8 de marzo de 2016

Café Kabuki

En la década de los cincuenta se abren en la ciudad los dos primeros negocios de este tipo siendo Kabuki, el segundo. Ubicado en plena calle 77 (5 de julio) en el centro Comercial Icuma, frente del entonces Banco de Maracaibo, hoy edificio del Seniat, la señora Ana, una italiana servicial y solitaria en 1953 y hasta su muerte atendió dicho establecimiento que además de un local con aire acondicionado poseía un terraza, al estilo francés donde se sentaban personas de todo tipo y clases sociales a compartir. Competía en ese entonces con Bambi en vender los mejores cachitos de la ciudad, una rivalidad sana que se extendió a otros productos de pastelería. Por encontrarse al lado del Pin Zulia y en un pequeño centro comercial donde también había boutique,  tienda fotográfica, agencia de viajes y otros negocios el tránsito por el lugar era  fluido y el ambiente algo bucólico. Los niños y adultos disfrutaban también de los dulces, chocolates, tortas, las mejores pavlovas de la región y la exclusiva torta pirámide que estaba hecha con capas de bizcocho de vainilla, fresa y chocolate con capas de crema batida, bañada con sirop de chocolate. Por generaciones propios y visitantes pasaron por este lugar que según cuentan dejó la señora de herencia a dos de sus empleadas y finalmente fue comprado por el dueño del centro comercial y derrumbado en la década del dos mil. Curiosamente dado que la dueña nunca habló un español fluido muchos visitantes pensaron que era de alguna isla inglesa del caribe. 

viernes, 4 de marzo de 2016

Bambi Café

Este lugar es un icono de la ciudad, sobre todo para artistas y bohemios que por más de seis décadas  se han dado cita en sus espacios para conversar, intercambiar, compartir con amigos y extraños y hasta inspirarse. Fue abierto en 1952 en la avenida Bella Vista, muy cerca de la Iglesia La Consolación entre las calles 78 y 79, por Pedro Crameri un inmigrante suizo que posteriormente en 1983 se la alquiló y posteriormente vendió a su empleada, también inmigrante, pero italiana Mirella Righi de Carli quien junto a su esposo llenaron el ambiente  de olores y sabores producidos por sus panecillos, crossait, cachitos de hojaldre, panes campesinos y otras exquisiteces, todas hechas artesanalmente en el lugar que combinados con el aroma del café,  producida por la primera máquina de vapor o express que hubo en la ciudad, sumada  a su decoración al estilo gótico, dieron al lugar un ambiente especial donde además de los cultores del arte también se han dado cita familias, enamorados y ejecutivos. Con los años y los descendientes, el negocio se diversificó y abrió otras dos sucursales, una en la calle 71 y otra en 5 de julio, esta última actualmente cerrada. El nombre y el logo proceden de su fundador y señala a un cervatillo común en las montañas suizas. El lugar se mantiene ofreciendo sus ricos productos, su ambiente tradicional y su excelente atención supervisada por su dueña, manteniéndose como una opción especial para tomarse algo frio o caliente, comer los mejores cachitos de la ciudad, según muchos de sus comensales y disfrutar de alguna compañía o de la soledad. 

El Gusano

Esta palabra señala genéricamente a los animales metazoos, de cuerpo blando, segmentado o no que son considerados parásitos, entre ellos las lombrices y moderna y tecnológicamente a un virus informático que es capaz de reproducirse e instalarse en otras computadoras  a través de las redes. También  se les endilga despectivamente a las personas de malas acciones, pero nuestro dialecto la ha tomado puntualmente para bautizar a los nuevos buses articulados de la empresa Metro de Maracaibo que realizan la ruta en la circunvalación tres, esto por lo largo y la forma de acordeón con el que se unen. Es de novísima data ya que estos comenzaron a operar apenas en noviembre del 2015. “Vamonos en el gusano para coger el metro pa las playitas”

Los Dulces de Alicia

Este es uno de esos lugares que se han hecho tradicionales desde la época de los sesenta hasta nuestros días, la razón es sencilla, ha mantenido la esencia de su calidad y los sabores zulianos que identifican nuestra dulcería. El negocio de vender bizcochos, ponquesitos y conservas a sus vecinos como una forma de obtener algún dinero y de paso volcar esas enseñanzas de su abuela desde el saladillo, fue el comienzo para Alicía Villalobos en el camino hacia lo que nunca imaginó, un próspero y reconocido negocio que hoy es conocido no solo en su ciudad sino también en otros partes del país. El abasto Los Tres Urdanetas, situado en la calle 78 con avenida 42 del sector Grano de Oro, de su esposo Carlos Luis Urdaneta fue el que primero ofreció al público sus manjares y terminó dando paso a lo que hoy es el de su esposa, donde se ofrecen entre una extensa gama de dulces, tortas y conservas, el de limonzón, hicacos, lechosa con piña, arroz con leche, manjar blanco, conservas de coco con leche, en diferentes versiones; torta de almendras, piña volteada, tres leches, chocolate, torta negra y muchos más.  Se han multiplicado los locales en varios sectores de la ciudad y tres generaciones siguen trabajando para brindar ms de medio siglo después el sabor y calidad heredados. 

Un vanová

Esta frase era de uso muy común entre los comerciantes que poseían negocios en el centro de la ciudad en los años 40 hasta 60 aproximadamente, era una especie de código que transmitían  sus empleados para que estos no perdieran mucho tiempo con el comprador. Se les endilgaba dicho término a esas personas que preguntaban mucho pero nunca compraban, en algunas ocasiones a los que entraban con algunos tragos de alcohol encima, sin que esto significara maltratarlos o desatenderlos, sino que se hacían otras labores mientras el cliente miraba hasta cansarse e irse. Ya no se escucha ni usa.  Tiene su raíz en la acción contradictoria que menciona de ir pero no ir, o hacerlo pero no hacerlo “Mira que Julito es un vánova, ponéte a limpiar mientras mira”

lunes, 29 de febrero de 2016

Nuevo Circo de Maracaibo

Este lugar de espectáculos y entretenimiento construido en el sector Veritas al fondo del Hospital de niños en 1928, fue durante décadas protagonista de eventos que pincelaron la historia de la ciudad. Los Hermanos, Héctor Emiro y Luis Alejandro Ludovic Leal, estimulados quizás por el éxito del Nuevo circo de Caracas inaugurado casi una década antes, intentaron emular a este construyeron un domo similar que sirvió para corridas de toros, veladas boxísticas, presentaciones artísticas, cine y reuniones diversas entre ellas las políticas. Fue en este lugar donde se fajó Ramon Arias en varias oportunidades y donde el argentino Fernando Minichekli nockeó a Kid Charol en 1943, también donde se presentaron artistas nacionales e internacionales como Daniel Santos, La Sonora Matancera, Alberto Castillo, María Antonieta Pons, Pedro Infante y Celia Cruz entre otros. También hubo grandes carteles taurinos y fue lugar de encuentro para aficionados y amigos. Uno de sus visitantes frecuentes fue el gobernador Pérez Soto. Fue por un mitin realizado en este lugar el 8 de enero de 1960 que fueron expulsados de AD, Domingo Alberto Rangel, Simón Seaz Mérida y Helí Colombani entre otros. Funcionó hasta los ochenta cuando fue demolido y actualmente en el lugar se encuentra un taller mecánico y un estacionamiento. 

sábado, 27 de febrero de 2016

Anotálo en el hielo

Esta expresión todavía se escucha frecuentemente en nuestro dialecto, a pesar de ser de épocas anteriores cuando el hielo era indispensable en los hogares zulianos y las neveras no existían. Es una negación que actúa como contrasentido, ya que con esta se le indica al interlocutor que no se va a cumplir lo que este propone o expone o no se va a cancelar una deuda, supuesta o real, que se cobra. Viene de la comparación al hecho que si escribes algo en  el hielo, cuando este se derrite desaparece lo que se ha escrito. Su uso generalmente es con sentido jocoso.  También se escucha en otras regiones del país. Fiame un refresco y anotálo en el hielo”

lunes, 22 de febrero de 2016

Pacito

Esta palabra que es común en nuestro dialecto posee dos características que son propias del mismo, el apostrofado y el diminutivo. Nada tiene que ver con paso, aunque fonéticamente se confunda con esta ya que pronunciamos similarmente la silaba “si” y “ci”. Significa despacio ya que es un aféresis de despacito, aunque también se señala el hacer algo con poca fuerza o delicadamente. Se escucha igualmente en otras regiones. “Dale pacito que me duele la cabeza” “Dame un masaje pacito en la espalda” 

Jardín Zulia

Este lugar que comenzó siendo fuente de soda fue uno de los más populares en las décadas de los años 30 y 40 en una ciudad donde el boom petrolero había cambiado el estilo de vida. Situado en la Avenida Bella Vista con la calle 72, muy cerca de las colonias que los norteamericanos plantaron en nuestro lar, era un lugar concurrido donde las familia se reunían, comían helados y otros alimentos que allí vendían, además de bebidas. Su propietaria era la bogotona  Esther Forero y era considerado de mejor categoría que sus competidores de entonces, como La Zulianita, el Ritz o el Buen Maestro. Posteriormente pasó a ser un bar muy visitado por los deportistas y finalmente terminó perdiendo su categoría inicial transformándose en los 70 en un sitio nocturno de mal vivir. Fue demolido a finales de los 80. Actualmente se encuentra allí una farmacia.

sábado, 20 de febrero de 2016

Páralo

Esta palabra se usa como imperativo del verbo parar y es de común uso en muchas partes y aunque en nuestro dialecto se usa en esa connotación, existe una particular que proviene del juego del bingo, muy popular en nuestra región y diferente al de lotería más común en otros lares. En el mismo de forma exclamativa se grita esta palabra cuando se logra llenar los números que representan el ganar este, de acuerdo a la condición impuesta. Es consecuencia que el hecho de ganar este juego le decimos parar, que propiamente indica al que canta los chipes o números que saca del biombo o recipiente donde se encuentran estos, que debe detenerse. Rara vez se grita bingo, como indican las reglas del juego y que es la forma que se utiliza en otros lares.  Así que por ejemplo cuando el que “canta” el bingo menciona el número que le falta al jugador este grita ¡Páralo!

Vergajo

Esta palabra en nuestro dialecto tiene dos connotaciones traídas en distintas épocas por canarios y españoles peninsulares y aunque actualmente todavía se usan ambas es mucho más común la primera. Señalamos con la misma a una persona maleducada, de cierta forma antisocial y de acciones nada loables, tiene sentido despectivo. La segunda connotación es para señalar a un látigo hecho con el pene del toro, que se corta, seca y retuerce y que se llamó en nuestros lares verga e’toro y era usado para golpear indios y esclavos. Esta última definición es la que aparece en el Diccionario de la real academia, mientras  que la que usamos más frecuentemente no está. “Decíle al vergajo de tu hermano que le lleve lo que le prometió a mi tía” 

Tonina

Entre el nombre de los animales que viven en nuestro entorno este al igual que otros ha sido tomado por nuestro dialecto para señalar características de personas, la mayoría como analogía de estos. Se le endilga el mismo a las personas obesas o que engordan, y ya que el delfín del lago, muy común en otras épocas y casi extinto actualmente,  que lleva ese nombre no posee las características de ser de gran envergadura ya que como todos su cuerpo de metro y medio es armónico y de cierta forma atlético, podríamos decir que la palabra se usa como contrasentido al comparar a las personas con este. Aunque según cuentas algunas personas mayores que también se le endilgaba este término al manatí, también casi extinto, que sí posee cuerpo voluminoso y de allí pudo nacer la similitud. Pero lo más seguro que el termino sea herencia canaria, ya que estos lo usan para señalar a una persona gordiflona. “Mija dejá de comer tanto que ya parecéis una tonina”

Chupacabras

Con esta palabra se identifica a un mítico ser que ataca a otros animales en las regiones rurales de América succionándoles la sangre, pero nuestro dialecto tomó el nombre para colocárselo a una rudimentaria y artesanal bomba succionadora de aire que sirve como auxilio para que las eléctricas logren extraer agua y llevarla al sitio que se desea, ya sea tanques, envases, etc. Para eso se toma un trozo de manguera que se pega a un tubo de PVC  de mayor diámetro al que se le coloca una goma interna y con un tercer elemento que se coloca en la otra parte del tubo se bombea para liberar de aire la tubería. El procedimiento es el siguiente: se conecta la bomba electrica encendida a la toma de agua, por la otra parte la salida de agua de la bomba eléctrica, se pega el chupacabras y se empieza a succionar de forma manual hasta que salga el agua, luego se desconecta este. Dado su efectividad y precios económicos ya se pueden conseguir  incluso fabricados industrialmente con otros materiales pero igual sistema y su uso se ha extendido a otras regiones, aunque el nombre para identificar esta herramienta es raro escucharlo afuera. Sin dudas el nombre le fue colocado por la analogía de chupar entre el ser y el artefacto “Me voy a hacer un chupacabras porque la bomba solo jala aire desde que el vecino se compró una más grande” 

  

jueves, 18 de febrero de 2016

La plaza Perucho

Este es uno de los lugares tradicionales modernos del municipio San Francisco, situado en la calle 158 de urbanización del mismo nombre, muy cerca de los apartamentos de la Villa Bolivariana y que es parte de las áreas verdes destinadas para el urbanismo. En 1970 Pedro Sarmientos a quien apodan Perucho, montó un kiosko de comida rápida donde la especialidad eran los tumbarranchos, que dado el precio y la calidad poco a poco se ganaron el prestigio de los comensales de la zona y otros lares por lo que la asistencia produjo que otros imitaran a este y también colocaran sus negocios de comida rápida allí, transformando el lugar en la primera feria de comida al aire libre y diversificando las opciones para degustar. Comenzaron a identificar este con el apodo del fundador y terminó transformándose en un punto de referencia, ya no solo para quienes asisten allí sino para quienes señalan alguna dirección. Recientemente la Alcaldía oficializó el nombre de la misma e hizo reparaciones del lugar creando más comodidad para los visitantes. Su horario habitual es nocturno pero se consiguen opciones también en todo el día.

martes, 16 de febrero de 2016

Trimortal

Esta palabra es de nueva data y a pesar de poseer el sufijo tri muy propio de nuestro dialecto es asimilada. Usada mayoritariamente por jóvenes, la misma señala algo que este excelente, muy bueno, muy vistoso o deslumbrante. Es un superlativo que según algunos emergió del lenguaje carcelario, mientras que otros lo asocian con la jerga de los videojuegos que indican con la misma el hecho de poseer muchas vidas. Lo cierto es que la misma ya es posible leerla hasta en algunos reportajes  en los diarios y en las redes sociales. En nuestra región su uso aun es limitado auqnue ha ido creciendo con los años. No aparece en el Diccionario de la Real Academia. “El bus que se compró mi tío está trimortal” “Esa fiesta de que Nereida estuvo trimortal”

Sois como el baygón amarillo

Esta expresión es de mediana data en nuestro dialecto y la misma es una ocurrencia jocosa propia del nativo. Con esta se señala a las personas que nunca llegan a terminar lo que inician por falta de dedicación o porque a la primera negativa lo dejan. Aunque la connotación más frecuente es la que asocia a estas en el campo romantico donde se enamora a la persona del sexo contrario pero nunca se llega a entablar una verdadera relación sentimental, o se intenta conseguir favores sexuales que nunca llegan. Tiene su origen en el insecticida de esa marca que tuvo una campaña publicitaria agresiva en los medios que lo transformó en un producto de altas ventas y uso. El eslogan publicitario “Baygón las mata bien muertas” refiriéndose a las chiripas y cucarachas término siendo usado como contrasentido y cambiado por “Baygon amarillo las alborota pero no las mata” una forma de reclamo de muchos que se quejaban del poco efecto de este en los insectos y de allí en una forma subjetiva pasó a usarse en la expresión estudiada. El nombre del color era el de la lata donde venía el producto. “Sois como el baygón amarillo, las alborotáis pero no te dan ni a oler”

miércoles, 10 de febrero de 2016

Club Naiguatá

Este es quizá el sitio más famoso de la Maracaibo de los 70, 80 y mediados de los 90, sobre todo para los noctámbulos  de la clase popular o quienes les gustaba el bailes, la bebida y la diversión. Situado en la Avenida el Milagro. Tal como nos narra el periodista David Contreras en un artículo publicado en el 2003 Su propietario Manuel Chacín que llamaban “cuchita” inicio la aventura en 1968, como lugar de bailes las noches de fines de semana y para eso el lugar tenía una pista de 30 metros de largo por 12 de ancho, donde las parejas daban rienda suelta al placer de bailar. Fue Guillermo Barrera en su programa radial “Barrera y sus estrellas” quien dio impulso a la fama que tomó el lugar que en poco tiempo se transformó en sitio de referencia para la fiesta, apoyado esto con la contratación de grandes artistas y la celebración de fechas importantes por todo lo alto, de modo que junto a su competencia “El catirito” celebraron los mejores carnavales de la ciudad, donde las negritas y los viejitos fueron los disfraces más emblemáticos de los mismos. El horario de apertura se extendió de 11 de la mañana a 4 de la madrugada pero su restaurant permanecía abierto las 24 horas siendo el primero en la ciudad en laborar de esta manera.  Grandes personalidades del espectáculo y el diario vivir de la ciudad, el país y el mundo pasaron por sus instalaciones, tales como El Binomio de Oro, Argenis Carruyo, Oscar De León, Aníbal Velázquez,  Ramón Arias, y Luis Aparicio entre otros, manteniendo  viva la alegría del mismo por más de 30 años hasta mediados delos 90 cuando a su propietario le fueron negados los permisos para continuar laborando, ya que los alrededores del lugar se habían llenado de edificaciones y los habitantes de los mismos se quejaban del  jolgorio. Le toco a Diomedes Díaz ser quien amenizara el último baile en el lugar que pasó luego a  ser alquilado para otras labores como taller o carpintería.  “En el Naiguatá es la cosa” eslogan publicitario del  lugar se transformó en esos años en una expresión para señalar fiestas cambiándole el nombre del lugar”.

sábado, 6 de febrero de 2016

Una caja

Esta palabra que posee múltiples significados, uno de ellos el de recipiente  de metal, madera o cartón que sirve para guardar o transportar objeto, cuya forma generalmente es cuadrada o rectangular, tiene en nuestro dialecto un significado puntual también para señalar el recipiente donde se transporta o almacena las botellas de cerveza o refresco, que también se llaman gaveras y esto es producto que en un principio se comercializaba la cerveza en recipientes de cartón o cajas por lo que el termino quedó para definir esto. Cuando se eliminaron y se pasaron a usar gaveras de madera, que es un venezolanismo que proviene del campo con el cual se  llamaba el aparato de madera con varios compartimientos donde se enfriaba la miel de caña que se obtenía en los trapiches, el nombre original se mantuvo y todavía cuando ha pasado un siglo es común señalar las de hoy plástico de la manera original, aunque nada tienen que ver con este tipo de recipiente. “Voy a comprar diez cajas de cerveza para pasar el carnaval” 

viernes, 5 de febrero de 2016

El Palacio Roncanjolo

Esta desaparecida edificación construida a comienzos del siglo 20 estuvo situada en el sector los Haticos, cerca de Puente España y al lado de la Iglesia La Milagrosa, en lo que actualmente son las instalaciones del Ince. Fue propiedad de la familia Roncanjolo, descendientes de Benito, un próspero inversionista europeo, con propiedades en Marsella  que llegó a la ciudad y fundó grandes casas comerciales y una flota mercante, además de ser el principal accionista junto a sus hijos Juan y Andrés del gran ferrocarril del Táchira, este era descendiente  a su vez de Andrés quien fue vice cónsul de Francia en la ciudad. Júan fue quien mandó a construir el castillo que sirvió como lugar de veraneo  por algunos años hasta que en 1922 pasó a ser las oficinas de la Caribbean Petroleum integrada posteriormente al grupo Shell y al dejarlas estos quedó abandonada y finalmente destruida. Era considerado el edificio más grande de la ciudad y su estilo de palacete prusiano no era muy común.  Poseía grandes patios y en sus inicios un pequeño muelle que posteriormente desapareció cuando la zona fue rellenada. Los hijos de Juan fueron presidentes del Zulia, Luis en 1936 y Benito en 1943. 

sábado, 30 de enero de 2016

El autocine del Milagro

La época de los 60 revolucionó a el planeta y entre esas nuevas formas de entretenimiento estuvo el autocine, que aunque databa de los años 30 fue en los 50 que se trasformó en popular en Estados Unidos, donde nació, aunque un sector de la población los consideraba inmorales. Nuestra ciudad, cinéfila por excelencia y tradición, contó con uno de estos novedosos lugares situado en la avenida el Milagro, donde hoy está La Vereda del Lago. La pantalla daba fondo al paisaje lacustre y se encontraba casi en la orilla de esta. Solo funcionaba como lógicamente es en la noche y era un lugar muy concurrido por los enamorados  y jóvenes, el sonido era deficiente y el mismo llegaba a través de unas pequeñas cornetas instaladas  en un paral. Cada veinte minutos  o menos, los que fungían como guardianes hacían ronda con una linterna para evitar que se realizaran actos indebidos dentro del vehículo, algo que sin embargo ocurría, ya sea por viveza del usuario como por soborno a los vigilantes. No solo se proyectaban películas sino que también se servían comidas al estilo norteamericano que constaban básicamente de hamburguesas, perros calientes, papitas fritas y bebidas, las cuales eran servidas en una bandeja por personal femenino. Fueron muy populares las películas de terror que proyectaban a altas horas de la noche. Pero a pesar de ser un boom en ese entonces su vida fue corta, tal vez menos de una década y al final cerró, quedando las instalaciones abandonadas hasta que fueron demolidas en 1978 cuando comenzaron los trabajos de relleno y construcción del Paseo del lago, quedando solo la pantalla que aún se encuentra en el lugar.  Nunca tuvo un nombre, solo un aviso con la palabra Autocar que significa en inglés autocine estuvo en sus instalaciones, por lo que se le bautizó por el sector donde estaba o simplemente como autocine, porque era el único, a pesar que en la Pomona en donde se encuentran los edificios de Las Pirámides, estuvo por muy poco tiempo otro.   

viernes, 29 de enero de 2016

Estar de pies y piernas bien

Esta expresión ya es muy raro escucharla en nuestro dialecto, aunque hace algunos años era de cierta forma común. La misma no tiene relación con el hecho de estar sano de las extremidades que acá se nombran, sino que era usada como una forma de decir que una persona, de cualquiera de los dos géneros,  se encontraba bien vestida. Es parte de esa inventiva autóctona que ha enriquecido nuestra habla desde hace mucho tiempo. “Mi sobrino está de pies y piernas bien, seguro va pal matrimonio de su primo” 

Alicatero

Con este nombre se bautizó en nuestro dialecto en los años 60, un personaje que se hizo popular pero no agradable, quien trabajaba en las empresas eléctricas e hidrológicas de ese tiempo y cuya labor era quitar el servicio a los que no lo pagaban o se atrasaban en hacerlo. Como cosa curiosa a pesar que el que trabajaba en Enelven usaba alicate y otras herramientas para desconectar los cables del medidor, que en ese entonces se encontraba dentro de la vivienda, no era así el del Inos, quien utiliza llaves de tubo para despegarlo, sin embargo fue más recurrente el uso de este nombre para ellos. Tal vez por el hecho que estos mismos se hacían cómplices de los infractores y les vendían los famosos ladrones. Aunque ambos servicios siguen siendo parte de la vida cotidiana ya es muy raro que se les llame de esta manera. “Monche está trabajando de alicatero en el Inos y quedó en conseguirme un ladrón”

Raspahielo

Con este nombre se conoce a las maquinas o los cepillos cuyo objetivo es raspar el hielo, sin embargo cuando la tecnología del celular llegó y fue creciendo entre los modelos más populares estuvo el Motorola Tango 300 que comercializó la empresa Telcel y que en nuestro dialecto, haciendo gala de esa forma similistica común del mismo, se bautizó con el nombre citado, por su forma muy parecida al instrumento de trabajo de los cepillaeros, aunque lógicamente solo servía para llamar y recibir ya que los mensajes de texto todavía no habían llegado. El nombre se hizo popular y se usó en otras regiones, mientras que en otros países se le llamó ladrillo. Aunque son dos palabras se pronuncia como una sola “Mi primer celular fue un raspahielo que todavía tengo guardado”

viernes, 22 de enero de 2016

Fuente de soda La Hoyada

Este fue uno de los sitios famoso de la Maracaibo de los años 60, 70 y 80 situado  casi al final de Bella Vista, quien tuvo como vecino por un tiempo a las tiendas Vam. Tomó su nombre del primer acueducto de la ciudad inaugurado por Guzmán Blanco en el lugar donde se encontraba un pozo que sirvió por muchos años como fuente de agua dulce que era transportada por los famosos agüeros para la población. El propietario del negocio fue Andrés Ángel Montenegro  quien falleció en 1964 y le fue alquilado por los familiares de este a Alfredo Sánchez, un cubano que se residenció en estos lares y que era un amante enamorado de la gaita, razón por la cual en el lugar nunca faltaba un grupo gaitero. El lugar estaba dividido en dos ambientes, la fuente de soda familiar, famosa por sus sándwich, considerados los mejores de la ciudad, cuyo ingrediente secreto era la salsa inglesa y la cervecería, restaurant El Hoyo, donde se disfrutaba de bebidas alcohólicas, música en vivo, platos regionales, nacionales e internacionales y permanecía abierto hasta altas horas de la madrugada, siendo uno de los preferidos por los noctámbulos marabinos, y en las fechas de la feria de la Chinita donde se efectuaban concurridos amaneceres gaiteros. También fue uno de los primeros sitios donde te servían en una bandeja en el carro. Cerró sus puertas el 26 de mayo de 1996.

viernes, 8 de enero de 2016

Tienda Marazul

Este negocio fue quizá el más popular del viejo Saladillo y el que más tiempo duró ya que fue uno de los últimos demolidos por la piqueta, hecho ocurrido en 1979. Un local cuyo fundador terminó también siendo un personaje en la historia de la ciudad por sus ocurrencias. En 1948, José Lorenzo Soto, conocido como Cambuleto, por lo arqueado de sus piernas, se puso al frente del negocio familiar y en una casa grande pintada de dos tonos de verde, ubicada en la Calle Ricaurte, frente a la Plaza Monseñor Arturo Celestino Álvarez,  inició labores en el negocio con la mayor variedad de artículos del sector.  Era abasto, sitio para beber y parrandear, salón de juegos  como dominó y billar y promovedor de cuerdas para los cuatros y palos de vera para los furros, razón por la cual era visitado asiduamente por los gaiteros. Las ocurrencias, don de gente y humildad, además de una jocosidad sin límites de su dueño la hicieron, quizás la más querida del sector. Personas de todas las edades y sexo la visitaban, y incluyendo un nutrido grupo de estudiantes que iban a la plaza que estaba al frente a estudiar. Ha sido inspiración para muchas gaitas y la expresión de su dueño para negar un fiao “Si me lo carameliais” es parte de nuestro dialecto. Dos años después de su demolición murió su propietario y sus hijos abrieron un negocio en la misma calle, al lado de la plaza centenaria,  unos metros frente a donde estuvo el viejo y le pusieron “La esquina de Cambuleto” lugar que continúa y es depósito de licores, tostadas, venta de repuestos y un pequeño museo donde se encuentra un colección de botellas de malta, cervezas y refrescos pertenecientes a sus padres, además de un grupo de fotografías en blanco y negro.

miércoles, 6 de enero de 2016

La esquina de Mc Gregor

Este fue el lugar más popular de la Maracaibo desde los años 30 hasta finales de los 60 y tal vez incluso los 70 con un estilo francés donde resaltan los mercurios que adornan la parte superior de los ventanales. El edificio en cuestión tiene una larga historia. Fue construido en 1892 por ingenieros galos para Emilio Mc Gregor, posee dos plantas, y tras ser bodega, casa de habitación, y sede del Club Comercio, en 1919 Carlos Martínez la alquila y constituye la firma Mac Gregor  que pasó a convertirse en la primera tienda por departamento de la ciudad y la que más clientes poseía, pero sería en las afueras de esta donde palpitaba como un gran corazón la ciudad, ya que era en la Plaza Baralt donde se daba cita el pueblo. En esa esquina, que es la intersección de las calles Colón y Comercio, pasaba el tranvía y posterior a la desaparición de estos en 1930 y hasta 1952, se colocó en su acera una bomba manual de gasolina que funcionaba por gravedad y era propiedad de Abraham Vargas,  donde se surtían las jaulitas de transporte que heredaron los pasajeros del tranvía y los escasos carros de los 30 y 40. Allí fue muy famoso “El periquito de la suerte” que era un señor con un periquito y una cajita con papelitos donde se le leía la suerte al cliente que pagaba para que el ave los sacara. .Entre los 30 y 40 el sector tenía presencia de personas las 24 horas del día y en el mismo los periódicos de la época instalaron pizarrones donde anotaban las noticias de última hora que iban llegando a la redacción de los mismos. Fanáticos del beisbol, carreras de caballo y otros juegos y deportes, junto al pueblo de todas las clases sociales se daban cita allí y las tertulias se hacían interminables, también el comercio informal fue tomando toda la plaza. Allí se formaron sociedades mercantiles, se gestaron matrimonios, se citaron enamorados y hasta sirvió de punto para los más desconocidos propósitos. Sobrevivió a la destrucción del Saladillo pero un voraz incendio destruyó en 1978  la parte interna del edificio quedando solo levantadas las paredes externas, entre ellas la de la esquina. Este en esa época y desde 1950 había pasado a ser un improvisado centro comercial con tiendas como Calzados Ciro, Molko y la Casa Eléctrica, ocupando Mac Gregor el fondo del lugar. La desocupación de la Plaza Baralt y los nuevos tiempos acabaron con la vieja costumbre de darse cita allí y aunque comercialmente ha seguido siendo casa de algunos vendedores ya solo es parte dela historia local. Recientemente han decidido restaurar la zona y entre las edificaciones se encuentra esta.  

El paseo Ciencias

Esta fue una de las obras con menos sentido de las construidas en la ciudad, representando algo como la justificación por haber derribado la mayor parte de El Saladillo en 1970. Construido en el centro de la ciudad tenía forma de rectángulo y comenzaba en la avenida 5 (Urdaneta) hasta la 12 (Padre Añez) situada en la Basílica y entre las calles Venezuela y Ciencias, por esta última tomó el nombre aunque su nombre oficial fue Paseo 28 de Enero. Recorriendo parte de las antiguas calles Colón, Vargas, Páez, Miranda, El Milagro  y Campo Elías. Tal como su nombre lo indica el mismo fue creado para que los habitantes tuvieran un espacio abierto donde caminar.  Inició su construcción en 1970, se culminó en 1973 y se inauguró el 23 de julio de ese año. En el mismo con la idea de recreación visual de los transeúntes se colocaron esculturas y estructuras de artistas como Jesús Soto y su arte cinético llamado Progresivas Plásticas, Homenaje a Virgen de Chiquinquirá de Lía Bermúdez,  Los gaiteros de Víctor Valera, Transposición de Pedro Vargas, además de la réplica de La Victoria de Samotracia y El Reloj de Sol; todas desaparecidas después del posterior abandono del mismo por falta de mantenimiento de sus áreas.  Estuvo conformado por tres plazas, la primera comenzaba frente al teatro Baralt y culminaba en el fondo de la Iglesia de Santa Bárbara, la segunda rodeaba esta y la tercera iba desde el frente de la misma hasta el frente de la Basílica. Todas con revestimiento cerámico, zonas verdes y bancos para descansar o simplemente sentarse.  Dado que el centro de la ciudad se transformó en un lugar de paso tras la destrucción de las viviendas, no solo en El Saladillo sino también a sus alrededores, las visitas al mismo siempre fueron limitadas a compradores y vendedores del sector, algunos turistas y en eventos especiales como la Feria de La Chinita, que durante varios años se efectuó en ese sector. En la tercera plaza del mismo en el 2004 se construyó La Plaza de la Aparición y actualmente hay proyectos del CRU para rescatar el resto.  

lunes, 4 de enero de 2016

Guequito

Esta palabra que se escribe con h pero que por razones de nuestro dialecto se pronuncia con g es de uso común desde hace mucho tiempo y nada tiene que ver con el diminutivo de gueco o hueco, que es un espacio abierto o vacío en algún lugar. La usan los consumidores de licor para señalar los sitios pequeños, generalmente clandestinos, donde se expenden estos y en ocasiones también se juega, tienen la virtud de hacerlo en días y horas no laborales. El resto de la colectividad también lo usa para señalar negocios con clientela muy reducida o situados en lugares pocos accesibles. “El domingo vamos pal guequito de Ramón a jugar dominó”