domingo, 2 de septiembre de 2012

Mollejero

Esta palabra es un derivado de la popular expresión de nuestro dialecto molleja, aunque podría ser una deformación de molletero, que era el nombre que le daban los españoles a los vendedores de molletes, conocido por nosotros como pan blanco. Lo cierto del caso es que se usa en connotaciones diferentes, unas para indicar pleito, enredo, algarabía, bulla, otra para increpar o regañar y también como adverbio de cantidad siendo sinónimo de muchos o demasiados. Es muy común y hasta se ha extendido a otras regiones. “Anoche se prendió un mollejero en la esquina” “Los niños tienen un mollejero armado” “Papá le formó un mollejero a mi hermano porque llego hecho leña” “Me falta un mollejero de cobres para pagar la universidad”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada